Saltar al contenido principal
CRISIS FINANCIERA

El FMI alerta de que Europa puede frenar la recuperación mundial

La UE ha apostado por contener el déficit público y esta lastrando su recuperación
La UE ha apostado por contener el déficit público y esta lastrando su recuperación © REUTERS

El organismo eleva, no obstante, sus previsiones de crecimiento económico al 4,6% gracias al impulso de las economías emergentes de América Latina y Asia. El Fondo pide planes de consolidación fiscal pero reconoce que, de ser muy severos, afectarán al crecimiento económico.

Anuncios

El Fondo Monetario Internacional ha mejorado sus previsiones sobre el crecimiento mundial de la economía en cuatro décimas, hasta el 4,6%, pero advierte de que dos fuerzas contrapuestas dirimen la salida definitiva de la crisis: Asia y América Latina, por un lado, y Europa por el otro. Así, mientras las potencias emergentes de los primeros tiran hacía arriba de la economía, la gran deuda soberana del Viejo Continente corre el riesgo de actuar como un lastre para la recuperación, a juicio del FMI.

 El último informe del organismo dirigido por Dominique Strauss-Kahn prevé un incremento del Producto Interior Bruto (PIB) del 4,8% en América Látina para 2010, y de otro 4% en 2011. Esto supone una mejoría para la región de 8 décimas, destacando a Brasil (que crecerá un 7,1% en 2010), respecto a las estimaciones que hizo en abril. Todavía más fulgurantes son las previsiones para los países en desarrollo de Asia, de los que el FMI espera un crecimiento del 9,2% este año y un 8,5% el que viene, arrastrados por la fuerza de la locomotora China y la India, que crecerán un 10,5% y un 9,6%, respectivamente.

Entre los países avanzados, Estados Unidos afronta la recuperación con un impulso mayor que la anémica Europa. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha optado por una política cimentada en planes de estímulo que incentiven el crecimiento productivo, y la economía responde ante la llegada de oxígeno. El FMI le pronostica un crecimiento del 2,6% en 2010 -tres décimas más que las estimaciones del pasado trimestre- y un 2,4% al siguiente año.

En el lado opuesto está la Unión Europea (UE), que saldrá de la crisis al ritmo lento que le anuncia ese 1% y 1,6% pronosticado por el FMI. La UE vive sometida a la voluntad de los mercados desde que el crack griego agrietó las bolsas. Desde entonces ha aplicado una restrictiva política de austeridad, con el fin de contener los déficits públicos, que frena su crecimiento.

Con la bandera del modelo de la canciller alemana Ángela Merkel, que coinciden en gran medida con las recomendaciones de consolidación fiscal del FMI, éste alerta de que la crisis europea puede arrastrar al resto de economías y crecer por debajo de sus previsiones.

El FMI considera que los problemas de la deuda de Europa pueden causar en el sistema financiero un impacto similar al registrado tras la quiebra de Lehman Brothers en 2008, lo que puede hacer caer el crecimiento global en un 1,5%.

Los recortes “pueden afectar” al crecimiento, pero pide más

El FMI señala que uno de los retos más importantes es el de restablecer la confianza en los mercados adoptando políticas que no ahoguen la recuperación, algo que se lograría con unas condiciones monetarias equilibradas y aceptadas por los inversores.

“El principal riesgo […] es la creciente preocupación por el riesgo soberano”, dice su informe, “esto podría contribuir a aumentos adicionales de los costos de financiamiento […] teniendo como efecto una reducción considerable de la demanda mundial”. Las economías avanzadas pueden verse así afectadas –continua- por “una consolidación fiscal excesivamente rigurosa”.

Sin embargo, el FMI ha hecho bandera de la austeridad y ha aplaudido todos los recortes planificados por los países, contrariando a una corriente de economistas, liderada por los premios Nobel estadounidenses Paul Krugman y Joseph Stiglitz, que consideran que la UE está condenando al bloque y a la economía mundial a un castigo que puede impedir el fin de la crisis.

Pese a ello, el FMI cierra su informe volviendo a recomendar a los países que “cuanto antes” realicen planes de consolidación fiscal que afecten “a los sistemas de pensiones o a la sanidad pública”. Es decir, más madera todavía y “sin reforzar el estímulo” económico.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.