Saltar al contenido principal
Reino Unido

Cameron no cede ante las protestas estudiantiles

Reuters

“No vamos a volver a la idea de que la universidad es gratuita”, aseguró el primer ministro británico tras las violentas manifestaciones estudiantiles contra el aumento de las matrículas universitarias. El viceprimer ministro Nick Clegg admite que traicionó una de sus promesas de campaña.

Anuncios

El primer ministro británico David Cameron condenó los actos de violencia que se produjeron el miércoles en Londres, cuando un centenar de manifestantes que protestaban contra el aumento de las matrículas universitarias penetró en la sede del gobernante Partido Conservador, provocando destrozos. 

La policía contabilizó 14 heridos leves, entre ellos siete agentes del orden, y 32 detenidos.

“Pienso que [el incidente] fue extremadamente serio. Puede ver una línea -una delgada línea azul- de valientes policías tratando de parar a un grupo de gente entregada a la violencia y a destrucción”, dijo Cameron desde Seúl, donde asiste a la cumbre del G-20.

“Debemos asegurarnos de que este comportamiento no quedará impune y que, gracias a la policía, no volveremos a asistir nunca más a este tipo de escenas de violencia en las calles de Londres”, sostuvo.

Cameron confirmó además el aumento de las matrículas universitarias que desató la ira de los alumnos, que vieron los gastos de inscripción pasar de 3.290 (5.300 dólares) a 9.000 libras (9.650 dólares) por año.

“No daremos marcha atrás. Incluso si quisiésemos hacerlo, no deberíamos volver a la idea de que la universidad es gratuita”, declaró Cameron, que enfrentó la primera gran manifestación contra su gobierno.

El primer ministro justificó esta reforma de la educación superior como uno de los mandatos recibidos por los votantes. “Creo que el público ya expresó en el momento de la elección cuando rechazó deuda y déficit dejando de lado estas difíciles decisiones adoptadas por el Partido Laborista, y eligieron una nueva visión y tenemos que ser sinceros y ajustarnos a ello”, agregó.

La decisión de Cameron de triplicar la tarifa de las matrículas universitarias puso en aprietos al número 2 del gobierno, Nick Clegg, puesto que antes de sumarse a la coalición dominada por los conservadores, el líder del partido Liberal Demócrata había firmado un manifiesto donde se oponía al aumento.

“Debí haber sido más cuidadoso al firmar esta promesa. En aquel momento realmente pensé que podíamos cumplirla”, añadió.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.