Saltar al contenido principal
Programa Nuclear Iraní

Sin acuerdo acaban tres días de negociaciones

El canciller ruso Serguei Lavrov fue de los últimos en llegar. Un desplazamiento que hace pensar en la proximidad de un acuerdo.
El canciller ruso Serguei Lavrov fue de los últimos en llegar. Un desplazamiento que hace pensar en la proximidad de un acuerdo. REUTERS/Fabrice Coffrini

Las seis potencias occidentales e Irán no lograron alcanzar un acuerdo sobre el controvertido programa nuclear de Teherán en Ginebra. Las partes, que coincidieron al hablar de avances importantes, fijaron una nueva reunión para el 20 de noviembre como había anticipado la república islámica. 

Anuncios

Según el canciller británico William Hague, el más conciliador durante las jornadas de conversaciones en Ginebra, "se logró un principio de acuerdo que puede ser concluído en una próxima ronda de negociaciones". También reconoció un acercamiento el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, John Kerry, aunque reiteró que existen "pequeñas diferencias pese a progresos significativos conseguidos en torno al enriquecimiento de uranio y las garantías de su uso pacífico".

Por su parte, Israel, firme opositor a que Irán enriquezca uranio, decidió presionar al Congreso de Estados Unidos para que impida la conclusión de un acuerdo que pueda llevar a lo que califica de "terrorismo atómico".

Desde Irán, en tanto, el presidente Hasan Rohani reiteró que el país no abandonará sus "derechos nucleares", incluido el enriquecimiento de uranio: "hay líneas rojas que no se pueden cruzar. Los derechos de la nación iraní y nuestros intereses son una línea roja", dijo Rohani ante el parlamento.

Optimismo perdido

El optimismo del comienzo ante la posibilidad de un acuerdo, se perdió sobre todo después de la llegada a Ginebra del jefe de la diplomacia de Estados Unidos y de las reservas mostradas por el canciller francés. 

Sin acuerdo acaban tres días de negociaciones en Ginebra

El freno lo habría puesto este sábado Francia, según algunas fuentes diplomáticas citadas por la agencia AFP, sobre todo después de las reservas mostradas por el canciller galo Laurent Fabius tras reunirse con su homólogo Iraní Mohamed Javad Zarif:”hay diferencias importantes que subsisten en particular sobre el reactor Arak, que produce plutonio en grandes cantidades, así como en el tema del enriquecimiento. Hay todo un stock de uranio enriquecido al 20%. Eso es mucho pues permite llegar fácilmente a un 90% y allí ya estamos hablando de un asunto militar. Por eso todas estas cosas las estamos analizando y espero que haya un acuerdo pero sin estos puntos solucionados no será posible”, dijo el canciller francés. 

Según la delegacion francesa la intención del canciller no es sino evitar una euforia como la de 2003 cuando el acuerdo conseguido, finalmente, terminó en fracaso.

La postura de Fabius fue fuertemente criticada por las otras potencias occidentales y el canciller britanico William Hague jugó más bien el papel de árbitro: “debemos hacer todo lo posible para aprovechar este momento y esta oportunidad para lograr un acuerdo que el mundo no ha podido conseguir hasta ahora” insistía Hague el sábado por la mañana aunque reconocía su incacidad para garantizar la consecución de un trato antes de esta noche.

La delegación iraní por su parte, advirtió que de no lograrse un consenso las conversaciones se suspenderán para iniciar una nueva ronda dentro de poco. En tanto los diputados iraníes criticaban en el parlamento la “intransigencia” de Francia y acusaron a Fabius de “defender las posiciones de Israel” que ha tachado de “error histórico” un posible acuerdo.

El proyecto de declaración final sobre la que trabajan los siete países presentes en Ginebra debía llevar a una flexibilización de las sanciones con un compromiso de Irán de suspender parte o totalmente de su enriquecimiento de uranio.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.