Saltar al contenido principal

La justicia europea consagra el ‘derecho al olvido’ en la web

Sede central de Google, en Montain View, en la Silicon Valley.
Sede central de Google, en Montain View, en la Silicon Valley. AFP FOTO/Nicholas KAMM

Los usuarios pueden exigir a los motores de búsqueda, y en particular al más popular de ellos, Google, a que supriman sus datos personales recopilados en sus servidores. La decisión excluye el desempeño público de una persona. Las grandes empresas del sector informático advierten que el fallo ‘abre la puerta a la censura privada a gran escala en Europa’.

ANUNCIOS

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó este martes que los usuarios de los motores de búsqueda pueden exigir que se supriman datos personales recopilados y conservados en sus servidores.

En la mira de la justicia europea se encuentra sobre todo Google, quien a partir de ahora deberá eliminar bajo ciertas condiciones informaciones a petición de un usuario, en especial si estos datos se consideren "inadecuados, no pertinentes, o ya no pertinentes desde el punto de vista de los fines para los que fueron tratados y del tiempo transcurrido".

El fallo estipula que "los enlaces a páginas web que contienen esa información deben suprimirse de esa lista de resultados, a menos que existan razones particulares -como el papel desempeñado por esa persona en la vida pública- que justifiquen que prevalezca el interés del público en tener acceso a esa información".

La justicia europea se pronuncia luego de una demanda presentada por un ciudadano español, que reclamaba la supresión de los resultados y los enlaces de Google donde su nombre aparecía asociado a una subasta de inmuebles relacionada con un embargo en 1998.
 

El fallo fue diversamente acogido. Mina Andreeva, portavoz de la comisaria europea Viviane Reding, a cargo de temas de derechos fundamentales, se felicitó del fallo pero dijo que "con las cosas como están, será el consumidor el que debe probar que tiene un derecho al olvido; no es muy efectivo".

Por su parte, la organización CCIA (Computer and Communications Industry Association), con sede en Washington y que reagrupa a los grandes del sector como Google, Microsoft, Facebook o Yahoo, denunció por su parte una decisión que "abre la puerta a la censura privada a gran escala en Europa".

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.