Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Francia: la angustia del antisemitismo

Audio 04:34
El presidente François Hollande durante una ceremonia en el cementerio judío de Sarre-Union, el 17 de febrero de 2015, en ocasión de la profanación de centenares de tumbas.
El presidente François Hollande durante una ceremonia en el cementerio judío de Sarre-Union, el 17 de febrero de 2015, en ocasión de la profanación de centenares de tumbas. REUTERS/Vincent Kessler

Hace algunos días, Zvika Klein, corresponsal en París de un medio de comunicación israelí, decidió caminar, con una kipá en la cabeza, por algunos barrios de la capital francesa en donde viven comunidades de diversos orígenes. Klein recibió insultos y escupitajos. "Sentí miedo, mucho miedo", afirmó. Algunos franceses de religión judía también dicen tener miedo, Pero, ¿se justifica este temor?

Anuncios

“Por su puesto”, asegura el psiquiatra Juan David Nasio. “Los atentados antisemitas y el antisemitismo, en general, son vividos como una amenaza a la propia identidad, a la propia integridad”, explica.

“La consecuencia es que el miedo incita a algunas personas a irse de este país y a buscar otro en el que puedan vivir en paz y sentirse más seguros, protegidos", añade el Dr. Nasio.

Pero muchos judíos, aunque declaran que están sorprendidos por un resurgimiento del antisemitismo en Francia, afirman no tener miedo. Es el caso de Lea, que lleva 25 años viviendo en este país. Afirma que "es francesa y su nacionalidad prevalece sobre su religión”.

Ante los llamados del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyau, Raquel se pregunta: “cómo podrá manejar eso, costará mucho dinero. Además, en Francia se está más seguro que en Israel porque allá hay gente que quiere borrar al Estado Hebreo del mapa. A Francia nadie la quiere borrar. A Dios gracias!”.

Entrevistados: Dr. Juan David Nasio; Lea y Raquel, miembros de la comunidad judía francesa.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.