Saltar al contenido principal

Los conservadores celebran una amplia y sorpresiva victoria

David Cameron y su esposa delante del 10, Downing Street, el 8 de mayo de 2015
David Cameron y su esposa delante del 10, Downing Street, el 8 de mayo de 2015 REUTERS/Stefan Wermuth

El partido del primer ministro David Cameron desmintió los sondeos y obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento. Los independentistas escoceses logran un espectacular resultado y se convierten en la tercera fuerza. Gran decepción para los laboristas: Ed Miliband renuncia a la jefatura del partido de izquierda. Duro revés para  los demoliberales y el UKIP, cuyos líderes también dimitieron.

Anuncios

El líder conservador David Cameron obtuvo en las elecciones de este jueves una mayoría absoluta lo que le permitirá gobernar sin alianzas con otras formaciones.

Según los resultados definitivos, del total de 650 escaños en juego, los conservadores lograron 331 diputados (+24); los laboristas 232 (-26); el SNP escocés 56 (+50); los Liberal Demócratas 8 (-49); los unionistas norirlandeses del DUP 8 (=) y otros partidos, los 15 restantes.

Con esta victoria, Cameron fue este viernes a informar a la reina que está en condiciones de formar gobierno para los próximos cinco años.

Por lo pronto, le esperan dos grandes desafíos. El primero es el referendo sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europa, prometido para 2017.

"Vamos a hacer el referéndum sobre la Unión Europea que prometimos", confirmó este viernes el Premier.

El segundo desafío será enfrentar las veleidades independentistas de los escoceses, que de la mano de los nacionalistas del SNP obtenían 58 de los 59 escaños en juego en su región.

La jefa del SNP, Nicola Sturgeon, es una de las grandes ganadoras de la velada electoral, pese a que personalmente no era candidata. Su partido se convirtó en la tercera fuerza del país.

Para los laboristas conducidos por Ed Miliband, es un baldazo de agua fría. Los sondeos, que erróneamente pronosticaron un final reñido, habían dejado soñar a la izquierda británica con un regreso al poder. Este viernes, Miliband anunció que renunciaba a la jefatura del Partido Laborista.

También sufió una deblacle Nick Clegg al frente de los demoliberales y renunció. Pese a haber ganado en su distrito, su partido se ve diezmado tras la alianza de gobierno con los conservadores y se vuelven marginales.

El Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) se quedaría con apenas dos escaños en el mejor de los casos, y su líder Nigel Farage perdió en su circunscripción y dimitió.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.