Saltar al contenido principal
GRECIA

Incertidumbre marca la vida cotidiana de los atenienses

Habitantes de Atenas hacen cola para comprar en una tienda de comestibles, este 3 de julio de 2015.
Habitantes de Atenas hacen cola para comprar en una tienda de comestibles, este 3 de julio de 2015. REUTERS/Marko Djurica

Aunque los bancos griegos aseguran que tienen "suficiente liquidez" hasta su reapertura, prevista el martes 7 de julio, los habitantes de la capital griega viven con inquietud la cuenta atrás antes del referendo. Este domingo deberán decir sí o no a las reformas y los ajustes exigidos por los socios de Grecia a cambio de una nueva ayuda financiera.

Anuncios

Por el enviado especial de RFI en Atenas, Alejo Schapire.

Desde el anuncio del referendo, la incertidumbre se apoderó de Grecia y es palpable en la vida cotidiana de los atenienses.

Por un lado están las colas permanentes en los cajeros automáticos para retirar los sesenta euros diarios autorizados desde que el gobierno de Alexis Tsipras decretara el lunes pasado el cierre de los bancos y el control bancario por siete días. Los ciudadanos esperan su turno como si fuese un tragamonedas, ya que cada tanto un usuario anuncia que la máquina se acaba de quedar sin billetes y que hay que probar suerte en otro banco.

Pero la crisis de estos días también salta a la vista en otros ámbitos. La escasez de efectivo hace que la gente evite tomar taxis, nos cuentan los chóferes con quienes conversamos en las calles de Atenas. Otro factor que explica que haya menos pasajeros para ellos, es que el metro funciona gratuitamente para evitarle gastos a la población.

Menos conocido es el caso de las farmacias. Ante el temor de la gente a que los remedios escaseen, los farmaceutas han limitado la cantidad de medicamentos vendidos por cliente, explicó a RFI una empleada de una farmacia del barrio de la Acrópolis.

« Desde la semana pasada ya no les damos varias cajas a los clientes. Sólo una o dos, máximo, para que todo el mundo tenga. La demanda de medicamentos ha aumentado a causa de la situación en Grecia. Tienen miedo de no encontrar más remedios el día de mañana. Hemos tomado esta medida sobre todo por una cuestión de prevención."

Como con los mercados, el factor psicológico impone sus mecanismos y ya se traduce en algunas alteraciones en la vida cotidiana de los griegos.

¿Cuál será su impacto al momento de votar este domingo en el referendo? Esta es otra de las incógnitas estos días en la capital griega.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.