Saltar al contenido principal
Alemania / Francia /Grecia

Francia y Alemania: ¿divorcio a la griega?

Angela Merkel et François Hollande en el Palacio del Elíseo para discutir sobre la crisis griega.  6 de julio de 2015.
Angela Merkel et François Hollande en el Palacio del Elíseo para discutir sobre la crisis griega. 6 de julio de 2015. AFP PHOTO / BERTRAND GUAY

El futuro de Grecia podría definirse este domingo en Bruselas, donde los 19 países de la Eurozona continúan sus negociaciones para encontrar un acuerdo sobre un tercer plan de rescate para el estado helénico. Como tela de fondo, serias divergencias entre Francia y Alemania.

Anuncios

Atenas no acaba de convencer a los países europeos que piensan que, una vez recibidos los millardos de euros que pide para rescatar su economía, aplicará el plan de reformas que le permitió volver a la mesa de negociaciones.

Peor aún, como una amante que rompe el frágil equilibrio de un matrimonio, Grecia está sembrando la discordia en la pareja franco alemana, Merkel-Hollande.

Las declaraciones de la canciller alemana y del mandatario francés, antes del inicio de la cumbre de los países de la zona euro han dejado muy claro las diferencias entre ambos.

Angela Merkel afirmó que no está dispuesta a sellar un acuerdo “a cualquier precio” (…) “los valores más importantes, que son la confianza y la fiabilidad, se perdieron”, añadió la canciller refiriéndose al gobierno griego. Países como Finlandia, Malta o Eslovenia comparten esta opinión.

Por su lado, François Hollande declaró que “Francia hará todo lo posible para encontrar un acuerdo que, si se dan las condiciones, permita a Grecia seguir en la zona euro”. Un apoyo para el mandatario francés, sin duda alguna, será el presidente de la Comisión europea, Jean-Claude Juncker, muy implicado en estas negociaciones. Juncker asegura que luchará hasta conseguir un acuerdo”.

Una solución para desbloquear la situación sería que, como lo pide Alemania, el Primer ministro griego, Alexis Tsipras, acepte adoptar a partir de la semana entrante, algunas de las medidas de su plan de reformas. De esta manera daría pruebas de su buena fe y ampliaría el margen de maniobra de Angela Merkel, presionada en su país por una opinión pública que se niega a continuar ayudando a Grecia y por las resistencias en su  partido y en su propio gobierno.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.