Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

¿Es viable el acuerdo firmado por Grecia y sus acreedores?

Audio 04:56
El primer ministro griego Alexis Tsipras con la jefa del gobierno alemán Angela Merkel y el presidente francés François Hollande, este 12 juillet 2015.
El primer ministro griego Alexis Tsipras con la jefa del gobierno alemán Angela Merkel y el presidente francés François Hollande, este 12 juillet 2015. Reuters/Stringer

Punitivo, arriesgado y hasta irrealista: los comentaristas se refieren con tales calificativos al acuerdo logrado el pasado lunes entre Grecia y sus socios de la Eurozona.  Aunque la versión definitiva del documento aún no ha sido adoptada, muchos economistas ya cuestionan la eficacia de este instrumento.

Anuncios

A cambio de un tercer plan de ayuda de unos 80.000 millones de euros, Atenas se comprometió a adoptar un paquete de medidas drásticas: reforma fiscal y de pensiones, alza de impuestos como el IVA, privatizaciones y un mecanismo de cortes automáticos en los gastos públicos si no se alcanzan los objetivos presupuestarios.

Este programa tiene como principal ventaja haber alejado el espectro de una salida de Grecia de la zona euro, así como implementar algunas reformas estructurales que necesita el país desde hace tiempo. Pero, para muchos expertos, impedirá el retorno del crecimiento.

"Todo el mundo, incluso el gobierno griego, está de acuerdo sobre lo que necesita Grecia: se sabe que el sistema de pensiones presenta un déficit estructural, que los impuestos no entran en las arcas del Estado como deberían", explicó a RFI Jesús Castillo, economista especialista de Grecia en el banco de inversiones francés Natixis. Pero "lo que se va a pedir a Grecia es nuevamente actuar de manera muy fuerte y muy rápida y las reformas que se van a poner en marcha con el IVA, los impuestos, todo eso va a tener efectos recesivos", agregó.

Para el economista Diego Iscaro, de IHS Global Insight, como para su colega griego, Kostas Vergópulos, profesor emérito de la Universidad Paris VIII, el acuerdo no solucionará los problemas de la economía griega. Al contrario, podría prolongar su agonía. "Es un acuerdo que permite a Grecia mantenerse en la zona euro pero no es una solución al problema griego", dijo a RFI Kostas Vergopulos. El académico espera que Atenas podrá negociar con los otros países del bloque "que también necesitan dejar esta política de austeridad" que ha dejado la zona euro en un "impasse".

La creación de un fondo de garantía, controlado por la Unión Europea, y que tendría como objetivo reunir, con privatizaciones, 50.000 millones de euros para amortizar la deuda y poner a flote a los bancos, también deja a los economistas dubitativos.

Y sin crecimiento, la deuda soberana de Grecia, que ya alcanza cerca del 180% del PIB, se podría hacer aún más insostenible.

"Creo que hay un consenso bastante grande de que la deuda griega hoy por hoy no es sostenible", indicó a RFI el economista de IHS Global Insight, Diego Iscaro: "el gran problema es político porque una gran parte de la deuda griega son préstamos que provienen de la Eurozona. Al fin y al cabo es dinero que viene de impuestos de países del bloque, entonces hay una gran oposición política en la Eurozona para restructurar esa deuda. Pero tarde o temprano, me parece que va a tener que hacerse."

Tres serían entonces las opciones: bajar la tasa de interés aplicada a los préstamos, aunque  ya es bastante baja; incrementar el período en el cual Grecia puede pagar estos préstamos o  - última alternativa - una reducción nominal en el valor de los préstamos. Pero esta alternativa es "hoy políticamente imposible en la Eurozona", asegura Iscaro, así que lo más probable a corto plazo sería una extensión del tiempo que tiene Grecia para pagar los fondos.

Una restructuración de la deuda en favor de la cual se han pronunciado el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo, así como Francia, pero que rechazan otros países de la zona euro y en particular Alemania.

Entrevistados:
- Jesus Castillo, economista especialista de Grecia en el banco de inversiones francés Natixis
- Diego Iscaro, economista de IHS Global Insight
- Kostas Vergópulos, economista griego y profesor emérito de la Universidad Paris VIII.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.