Saltar al contenido principal
Grecia

El Parlamento griego adopta la segunda fase del plan de reformas

El primer ministro griego vota en la sesión parlamentaria del 23 de julio de 2015, Atenas.
El primer ministro griego vota en la sesión parlamentaria del 23 de julio de 2015, Atenas. REUTERS/Yiannis Kourtoglou

El Parlamento griego adoptó precipitadamente la segunda etapa de las reformas exigidas por los acreedores del país, pese a que el primer ministro no contó con el total apoyo de los diputados del partido de gobierno. La adopción de este plan es un requisito previo indispensable al otorgamiento de una ayuda europea a Grecia de ochenta y seis millardos de euros.

Anuncios

De 298 parlamentarios, 230 aprobaron la adopción del plan, que comprende cambios en la justicia civil y la transposición de una directiva europea a los bancos. En cuanto a los diputados de Syriza, la organización de izquierda radical del primer ministro Alexis Tsipras, 31 votaron contra. Hubo 6 abstenciones y una ausencia.

El proyecto de ley se dividió en dos artículos y los diputados podían votar por cada uno de ellos de forma separada. De allí que el conteo de voces haya sido más complejo que de costumbre. De esta manera, el jefe de gobierno pudo limitar las deserciones en su campo político, que la semana pasada habían llegado a 149. Incluso el precedente ministro de Finanzas, el “sulfuruso” Yanis Varoufakis, votó esta vez a favor de la ley.

Una vez más, el partido Syriza contó con las voces de sus compañeros de la coalición, los representantes de la organización soberanista de derecha ANEL, y asimismo con las de la oposición.

No obstante, Alexis Tsipras hizo lo posible para salvar su imagen de hombre de izquierda. Reiteró en su discurso que su gobierno seguía oponiéndose a las medidas impuestas por los acreedores, pero que estaba entre la espada y la pared: “ Estamos ante un duro compromiso para evitar los planes radicales de las fuerzas conservadoras más extremistas de Europa”. En cuanto a la oposición, explicó su posición invocando la necesidad de mantener a Grecia en la Unión Europea.

Este cuadro abre la vía a la finalización, durante el mes de agosto, del tercer plan de ayuda a Grecia, escalonado en tres años, cuya decisión de principio fue aprobada el pasado 13 de julio por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Inicio de las negociaciones del plan

Sobre la base de la decisión del Parlamento, las conversaciones entre Grecia y sus acreedores en torno al plan de refinanciamiento del país comenzarán el viernes próximo en Atenas.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, aclaró que en una perspectiva optimista las negociaciones podrían durar tres semanas, mientras que Olga Gerovasili fijó el 20 de agosto como plazo para lograr resultados. Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, señaló que los acreedores hablaban de la segunda mitad del mes de agosto.

De momento, Grecia ha obtenido un préstamo de 7,16 millardos de euros por un período de tres meses, a fin de hacer frente a sus próximos compromisos relativos al reembolso inmediato de la deuda. Si bien será suficiente para cancelar el mes de julio, no alcanzará para pagar la suma correspondiente al mes de agosto, que se eleva a 3,4 millardos al Banco Central Europeo (BCE).

Si todo marcha como se ha previsto, el acuerdo deberá presentarse ante los parlamentos de varios países miembros de la zona euro para su ratificación durante el mes de septiembre. Entre tanto, el FMI deberá publicar una actualización de su análisis de la viabilidad de la deuda griega, en razón de que la institución exige para otorgar el préstamo que dicha viabilidad esté clara a mediano plazo.

Por lo que se refiere al BCE, hará una evaluación completa de la situación real de los bancos griegos para establecer sus necesidades de capitales de una manera precisa. El acuerdo firmado el 13 de julio pasado entre Grecia y sus acreedores contempla la asignación de 25 millardos a la recapitalización de los bancos griegos.

Si - según la agenda establecida - el acuerdo es ratificado en septiembre, un primer balance de la situación financiera del país y de las mejoras logradas con la aplicación de las reformas se realizará en diciembre de 2015. En caso de que el examen sea favorable a Grecia, la zona euro acordaría un reescalonamiento de la deuda, bajo la forma de un alargamiento de plazos.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.