Saltar al contenido principal

"Un acuerdo es posible", afirma Juncker

El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, sale de la reunión del Eurogrupo, el 11 de julio de 2015 en Bruselas.
El ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, sale de la reunión del Eurogrupo, el 11 de julio de 2015 en Bruselas. REUTERS/Olivier Hoslet

Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores para poner en marcha un nuevo acuerdo  de financiamiento de 80.000 millones de euros van por buen camino. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, afirma que "será posible concluirlo antes del 20 de agosto".

Anuncios

Optimista, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker juzga que las negociaciones entre Grecia y sus acreedores van por buen camino.

"Todos los informes que me llegan me permiten pensar que será posible concluir un acuerdo en agosto, preferentemente antes del 20", declaró este miércoles en Bruselas. La fecha corresponde al día límite en el que Atenas deberá rembolsar 3.400 millones de euros al Banco Central Europeo.

Luego del acuerdo del 13 de julio, arrancado con forceps para organizar un nuevo paquete financiero de 80.000 millones de euros en los próximos 3 años, Atenas y sus acreedores trabajan sobre las modalidades de privatización de empresas públicas y de recapitalización del sistema bancario. Representantes de la Unión Europea, del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), la ex "troika", se encuentran en Grecia desde hace una semana. Su misión: obtener un acuerdo antes de dos semanas.

Atenas quiere evitar que se repita la situación de julio pasado, cuando el país estuvo al borde del precipicio. Un préstamo puente de 7.000 millones de euros evitó que se produjera el "Grexit", es decir la salida de Grecia de la zona euro. El gobierno heleno pagó con ese dinero el atrazo que tenía con el FMI y rembolsó parte de su deuda al BCE. Sin un acuerdo antes del 20 de este mes, Atenas deberá solicitar otro préstamo puente para honrar su adeudo al instituto central europeo. Una idea que rechaza el ministro de finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, quien este martes dijo a la prensa local que esa opción "esta fuera de lugar".

Si Grecia y sus acreedores coinciden en que las negociaciones van bien encaminadas, otra es la situación del sistema bancario. La Bolsa de Valores de Atenas, cerrada durante cinco semanas, reabrió el pasado lunes con una fuerte pérdida de más del 16% y volvió a caer ayer y hoy, aunque de manera menos dramática. La razón está en las brutales pérdidas (alrededor de un 30%) registradas por los cuatro principales bancos del país que necesitan una recapitalización urgente si se los quiere mantener a flote. "Los valores bancarios son sobre los que tenemos mayores dudas", declaró Konstantinos Botopoulos, presidente de la Comisión griega de los mercados.

Todos los analistas coinciden que urge alcanzar un acuerdo para parar la hemorragía y evitar que el país siga sumergido en el pantano de la recesión (el PIB ha retrocedido un 25% desde el 2008). Una perspectiva que no podría mejorar sino a partir del 2016 pues este año se espera una nueva contracción, del al menos 2%, del PIB.

El Ministro de finanzas Euclides Tsakalotos declaró este martes que confía en alcanzar el ansiado acuerdo con los acreedores antes del 20 de agosto, el mismo que deberá ser sometido al Parlamento griego para su aprobación. Un parlamento donde el primer ministro Alexis Tsipras ya no tiene mayoría, aunque sabe que podrá contar con el voto de los partidos de oposición.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.