Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Un nuevo plan de rescate para Grecia

Audio 03:41
El primer ministro griego Alexis Tsipras.
El primer ministro griego Alexis Tsipras. Reuters

Este martes, Atenas llegó a un acuerdo técnico "de principio" con sus acreedores para recibir un tercer plan de asistencia financiera de al menos 82.000 millones de euros.

Anuncios

A cambio de un préstamo de al menos 82.000 millones de euros, Atenas se compromete a implementar 35 reformas: entre otras cosas, aumentar el IVA, mejorar la recaudación fiscal y endurecer el sistema de jubilación.

El gobierno de Tsipras aceptó también un mecanismo de recortes casi automático en caso de déficit del presupuesto, la privatización de varios sectores para generar 50.000 millones de euros de liquidez así como la desregulación del sector energético. Kostas Vergopoulos, economista de la Universidad Paris VIII, considera que estas medidas drásticas lograrán sacar a Grecia de la recesión, tras años de austeridad: "Grecia necesita la reactivación de la inversión, nacional o internacional: en este sentido, este acuerdo facilita la movilidad de las inversiones y puede haber un impacto positivo a la reactivación de la economía".

Los acreedores han suavizado sus exigencias en materia de objetivos de superávit presupuestario: en lugar del 1% exigido, los acreedores piden a Grecia un excedente primario de 0,5% del PIB en 2016. Por otra parte, el plan no incluye ninguna reestructuración de la deuda lo que, sin embargo, parece inevitable para sacar al país de la crisis. Pero, explica Kostas Vergopoulos, "es casi cierto que habrá una reestructuración de la deuda en septiembre u octubre próximo. La reestructuración es una necesidad reconocida por la Comisión Europea, el FMI y Estados Unidos. Angela Merkel hace algunas dificultades pero está sola".

Otros expertos son más escépticos sobre este rescate que consideran insuficiente. Según Jean-Hervé Lorenzi, economista y académico francés, "estamos haciendo algo absurdo: estamos prestando dinero, de nuevo, a Grecia, para que nos reembolse. Todo esto está bien en términos de acuerdo, pero difícil en cuanto al verdadero problema que permanece: este año el crecimiento económico de Grecia será muy débil, incluso podría ser negativo. El problema fundamental es reactivar el crecimiento. Los diferentes cortes en el presupuesto son negativos. Para reactivar la economía griega habría que darle un nuevo impulso al turismo y utilizar la gran capacidad marítima de Grecia".

A cambio de este plan de rigor, Grecia debería obtener un préstamo de al menos 82.000 millones de euros, que el país dedicará en su totalidad al reembolso de deudas y al rescate de sus bancos. Atenas sigue esperando un préstamo urgente para realizar un pago al Banco Central Europeo que vence este 20 de agosto.

Entrevistados: Kostas Vergopoulos, economista de la Universidad Paris VIII, y Jean-Hervé Lorenzi, economista y académico francés.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.