Saltar al contenido principal
Unión Europea/Siria

Se resquebraja el tabú de negociar con Bashar al Asad

Bachar al-Assad, entrevistado por la televisión francesa. Archivo.
Bachar al-Assad, entrevistado por la televisión francesa. Archivo. www.francetvinfo.fr

La posición de algunos países europeos hacia el régimen del presidente sirio ha evolucionado en los últimos días. Frente a la creciente amenaza del grupo Estado Islámico, varios responsables occidentales llaman a tratar directamente con el presidente Bashar al Asad e, inclusive, a convertirlo en un socio.

Anuncios

Desde hace varios meses, algunos responsables europeos decían en privado que ha llegado la hora de hablar con Damasco para luchar contra la organización Estado Islámico (EI), pero pocos se animaban a hacerlo en público. En Francia, la política ha sido siempre evitar negociar con el régimen de Bashar al Asad para encontrar una salida a la crisis sira. Para París, el dictador sirio forma parte del problema y no de la solución. Hasta ahora, tampoco se planteaba el bombardear las posiciones del EI en Siria, donde intenta instaurar un califato. Para la diplomacia francesa, se trataría de ayudar al régimen sirio.

Sin embargo, Europa, que se había mostrado prudente hasta hoy, empieza a mostrar una posición distinta. El ministro austríaco de Relaciones Exteriores estimó este martes en Teherán que el presidente sirio y sus aliados, Irán y Rusia, deberían ser sumados a la lucha contra el EI. Esta posición fue compartida por el canciller español, José Manuel García-Margallo.

Durante una visita oficial en Irán, el ministro español consideró esta semana que hay que "negociar" con el presidente sirio "un alto el fuego parcial, empezando por Alepo (noroeste de Siria), para llegar a un alto el fuego global", en una entrevista a la radio privada Cadena Ser.

"Uno de los bandos es el gobierno de Bashar al-Asad que a mí no me gusta absolutamente nada (...) pero la paz se hace siempre con los enemigos. Habrá que negociar y llegar a un alto el fuego, si no vamos a llegar a una situación humanitaria desesperada".

París no ha llegado hasta ese punto, pero parece reexaminar su posición. El presidente François Hollande, que insistía hasta hace poco en que la partida de Al Asad era una condición previa a una solución, prefiere hablar ahora de “en un momento u otro”. Entretanto, la aviación francesa sobrevuela desde el martes el territorio sirio para reconocer el terreno antes de futuros bombardeos contra el EI.

Mientras Europa parece dispuesta a cambiar estrategia, Irán mantiene idéntica la suya. Teherán, principal aliado de Siria, sigue apoyando a Bashar al-Asad, como volvió a reafirmar el presidente iraní Hasán Rohani, quien antepuso el estabilidad a la democracia. “¿Es prioritario hablar de democracia en momentos en que millones de personas son desplazadas y cientos de miles asesinadas?”, se preguntó Rohani.

“El primer paso es parar el baño de sangre y lograr una estabilidad parcial para que los refugiados puedan regresar a sus hogares”, añadió el presidente iraní. La prioridad, sostuvo, es combatir a los grupos terroristas como el EI que controlan el petróleo sirio y lo venden para financiar sus matanzas. Irán, potencia chiita regional, apoya financiera y militarmente al gobierno sirio con el envío de consejeros militares.
 

Muchos responsables sirios afirmaron estos días que no están dispuestos a aceptar la partida de Asad. “Son los sirios quienes deben decidir”, declaró el jefe de la diplomacia iraní, Javad Zari. Alí Akbar Velayati, consejero del guía supremo para los Asuntos Internacionales, fue todavía más directo al afirmar que nadie como Bashar al-Asad es capaz de salvar a Siria de la situación actual.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.