Saltar al contenido principal
Francia / Vaticano

El presidente francés visita al Papa

François Hollande y el papa Francisco, en el Vaticano el 24 de enero 2014
François Hollande y el papa Francisco, en el Vaticano el 24 de enero 2014 AFP PHOTO POOL / GABRIEL BOUYS

Un mes después del asesinato de un sacerdote francés cometido por dos yihadistas en una iglesia del norte de Francia, el presidente François Hollande se reúne este miércoles en el Vaticano con el Papa Francisco.

Anuncios

El primer encuentro entre ambos tuvo lugar hace dos años en un ambiente de alta tensión debido a la polémica alrededor del matrimonio igualitario que fue autorizado en Francia por iniciativa del gobierno y a raíz de que París había designado como embajador ante la Santa Sede a un católico practicante y abiertamente homosexual a quien el Vaticano se negaba a acreditar.

Para este segundo encuentro los nubarrones se han disipado y el mandatario francés –que se dice ateo y profundamente apegado a la laicidad- quiere hacer un gesto de reconocimiento a la Iglesia católica por su reacción ponderada en el momento del asesinato del padre Jacques Hamel. En efecto, como subraya el editorialista del diario La Croix, no hubo frente a esa tragedia ningún reproche a las autoridades francesas de parte de los católicos, a diferencia de lo que ocurrió después del atentado de Niza, cuando la oposición de derecha se lanzó lanza en ristre contra el gobierno, acusándolo de negligencia. Por el contrario, tanto las jerarquías católicas como los fieles dieron ejemplo de moderación, evitando las palabras de odio o de intolerancia a pesar de la consternación que provocó el primer atentado islamista dirigido contra la comunidad católica de Francia.

Esta visita privada de François Hollande al Papa Francisco, totalmente desprovista de protocolo, es pues la ocasión de sellar la reconciliación entre el gobierno francés y el Vaticano y de entablar un diálogo sobre temas de interés común, como el medio ambiente y la lucha contra el terrorismo.

Y para el mandatario francés -cuya popularidad está por los suelos-, será la ocasión de sacar provecho del aura de simpatía internacional que rodea al jefe de la Iglesia católica.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.