Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

ONG rescatan del mar a los refugiados

Audio 04:29
Facebook/Proactiva Open Arms

Ante el aumento de naufragios en el Mediterráneo y la paralización gubernamental, varias ONG tomaron la iniciativa y se lanzaron al mar para tratar de poner freno a esta dramática situación. Se calcula que unas 25.000 personas han sido rescatadas por voluntarios y organismos independientes, como Proactiva Open Arms en cuyo velero, el Astral, nos embarcamos para conocer cómo se realizan las tareas de rescate en alta mar. Un reportaje de Marta Arias.

Anuncios

Desde el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, el número de personas que cruzan por tierra se ha reducido pero la ruta Libia-Italia se ha alzado en alternativa pese a ser aún más mortífera. Los traficantes maximizan su beneficio llenando las barcas muy por encima de su capacidad o reduciendo los niveles de combustible al mínimo.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, de las más de 4.200 personas que han fallecido en su viaje migratorio, unas 3.160 personas lo hicieron ahogadas. Este número de muertes supone un incremento del 23% respecto al año pasado y 53% sobre 2014.

Ante la paralización gubernamental, varias ONG tomaron la iniciativa. Se calcula que unas 25.000 personas han sido rescatadas por estos organismos independientes, voluntarios y ONG. Pero entre estas grandes y veteranas organizaciones hay un caso muy particular: el de Proactiva.

Óscar Camps, director de la entonces empresa de salvamento Proactiva, vio la foto de Aylan en los medios y decidió irse a Lesbos como voluntario. El impacto fue tal que un mes después, con el dinero que tenía ahorrado, creo la ONG Proactiva Open Arms. Era la primera vez que socorristas profesionales participaban en una misión de tipo humanitario. Se establecieron en Lesbos y a los cinco meses ya habían recaudado más de 328.000 euros a través de donaciones. En marzo, el Parlamento Europeo lo invitó a Bruselas para explicar su experiencia como una de las voces más activas.

A principios de verano, el empresario italiano Livio Lomonaco les cedió su barco –un velero de 30 metros de eslora– para que lo "medicalizaran" y pudieran trasladar su actuación al nuevo punto caliente: el Mediterráneo. Allí llevan desde junio ejerciendo una increíble labor de vigilancia y asistencia.

Mientras tanto, los líderes mundiales de la ONU se reunían por fin a finales de septiembre para aprobar una declaración mediante la que se comprometen a reforzar la protección de refugiados y migrantes, y a tratar de repartir mejor la responsabilidad de respuesta de los países. Se trata, sin embargo, de un documento no vinculante y carente de medidas concretas.
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.