Saltar al contenido principal

El joven conservador Sebastian Kurz, favorito en legislativas austriacas

En las legislativas anticipadas del domingo en Austria, el favorito es el candidato del Partido Conservador (OVP) Sebastian Kurz, político poco carismático de 31 años que atrae por su firmeza respecto a la inmigración y el islam. La extrema derecha lo acusa de plagiar su programa.

ANUNCIOS

El poco carismático Sebastian Kurz encabeza desde hace meses las encuestas con un 30% de los votos, 33% según las más recientes.

Ministro de Relaciones Exteriores de Austria desde 2013, el candidato del OVP aprovechó en mayo la derrota de su formación en la primera vuelta de las presidenciales para tomar las riendas del partido y promover de paso la celebración de unas legislativas anticipadas.

Kutz ha logrado reanimar al viejo y cansado partido conservador combinando una imagen de modernidad y un discurso de firmeza respecto a la inmigración, rechazo del islam y apegado a la soberanía nacional. Propone, por ejemplo, suprimir las ayudas sociales para los extranjeros que lleven menos de cinco años en el país.

A diferencia de Macron, quien le lleva nueve años y llegó a la presidencia gracias a un movimiento creado desde cero, Kurz se puso al frente de un partido existente que remodeló a su gusto.

Aunque sus adversarios denuncian un programa “vago”, hoy por hoy “Kurtz ganará las elecciones, a menos que dé un paso en falso enorme”, dijo a la AFP el politólogo Thomas Hofer, comparándolo con el ascenso político del ultraderechista Jörg Haider hace 20 años.

Estas posiciones han hecho que el partido de extrema derecha FPO, partido de la libertad de Austria, lo acuse de plagiar su programa.

Kurtz podría terminar con una década de la coalición centrista pero si opta por aliarse con este partido. Ahora se considera viable una coalición de Kurtz con este partido de extrema derecha sin que haya gran revuelo ya que el FPO entró por primera vez al gobierno hace 17 años.

El Partido de la Libertad de Austria (FPO), partido nacionalista europeo, extrema derecha, espera entrar en el gobierno, menos de un año después de que su candidato para las presidenciales llegara a la segunda vuelta.

Austria, un país próspero de un poco más de 8 millones y medio de habitantes, es uno de los países en Europa que más ha acogido migrantes en proporción a su población, 1,5%, en dos años, lo que atizó el debate sobre el costo de las prestaciones y sobre la capacidad de integración de los recién llegados.

Christian Kern, el canciller socialdemócrata al frente del Ejecutivo desde mayo de 2016 y cuyo partido tampoco llegó a la segunda vuelta de las presidenciales, se perfila como el gran perdedor de los comicios, en una posición similar a la del FPÖ, o incluso por detrás.

Hábil orador, telegénico, ajeno a las élites políticas, el exjefe de los ferrocarriles austriacos, de 51 años, es "el mejor candidato del SPÖ en mucho tiempo" según los analistas, aunque su campaña estuvo llena de tropiezos.

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.