Saltar al contenido principal
Grandes Reportajes de RFI

Svalbard, el granero helado del planeta

Audio 21:00
L’entrée à flanc de montagne de la Réserve mondiale de graines du Svalbard.
L’entrée à flanc de montagne de la Réserve mondiale de graines du Svalbard. © Lucile Gimberg / RFI

La Reserva Mundial de Semillas, ubicada en el archipiélago noruego de Svalbard en el Artico, cumplió 10 años de existencia. Cerrada al público, abre sus puertas pocas veces por año para recibir nuevos depósitos. RFI estuvo visitándola.

Anuncios

"Aquí tenemos diferentes especies de semillas: trigo, avena, cebada, lenteja, lupino, arroz, quinoa", cuenta Iván Matus, genetista y mejorador de trigo del Instituto Chileno de Investigaciones Agropecuarias, al dejar escurrir entre sus dedos semillas que han recorrido miles de kilómetros.

Las depositará en la famosa Reserva Mundial de Semillas, un especie de búnker de hormigón escavado en las montañas congeladas en la ciudad más al norte del planeta, en el Artico. "Se trata de conservar semillas para las futuras generaciones, porque la diversidad genética es la base para seguir alimentando la población, que en el 2050 va a aumentar de 9 mil millones de personas", nos explica Matus. 

En febrero pasado, la bóveda de Svalbard cumplió diez años de existencia. Para esta ocasión, 23 bancos de semillas trajeron más de 70.000 nuevas muestras de cultivos desde Costa Rica, Kenia, Alemania o Filipinas.

El agrónomo belga Daniel Debouck es investigador en recursos genéticos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), en Cali, Colombia. "Conservamos colecciones que son copia de un material que existe en la colección de un país. Y el depósito de Svalbard nos permite hacer una copia adicional de seguridad. Es importante entender la fragilidad de nuestro sistema alimenticio y de nuestra agricultura, que más temprano de lo pensado, enfrentará problemas de temperatura."

Hoy nuestra alimentación diaria depende de muy pocas plantas, lo que nos vuelve muy vulnerables. China ha perdido un 90% de sus variedades de arroz desde 1950, México un 80% de sus tipos de maís y Estados Unidos un 90% de sus variedades de frutas y verduras desde el principio del siglo 20.

En el aeropuerto de Svalbard, decenas de cajas despachadas desde Australia, Marruecos o Estonia pasan por los rayos X, para controlar que "en el realidad sean paquetes de aluminio con semillas" dice Luis Salazar, vocero del Crop Trust, uno de los organismos encargados de la Reserva Mundial de Semillas. Desde al aeropuerto, las semillas van en camión refrigerado hasta las laderas de la montaña nevada donde se encuentra la bóveda. 

Al interior, un túnel de 140 metros se abre paso en el permafrost, ese suelo que permanece congelado a lo largo del año. "En total, hay seis puertas antes de llegar a donde están las semillas", cuenta Marie Haga, directora ejecutiva del Crop Trust. En la cámara fuerte, duerme a menos 18 grados cerca de un millón de semillas de todo el planeta.

>> Escuche nuevamente nuestro reportaje: "El impacto del cambio climático en Svalbard"

Las copias de seguridad que los bancos nacionales e internacionales de semillas guardan dejan en Svalbard, ya han mostrado su utilidad. Por la guerra, en Siria, los científicos del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas áridas, ICARDA, perdieron el acceso a su sede en Alepo. Recuperaron semillas de Svalbard y las volvieron a plantar en el Líbano y en Marruecos. Ahmed Amri, jefe de recursos genéticos en el ICARDA, explica que recuperaron "38.000 sobres" y ya han "devuelto 35.000 muestras a la reserva".

Para evitar que las semillas pierdan su poder de germinación, los depositantes van evaluando, cada cinco o diez años, la viabilidad de muestras similares en sus bancos de genes. Y si es necesario, remplazan los duplicados de Svalbard.

El debate de la conservación ex-situ

Pero no todo el mundo considera que conservar las semillas ex-situ, es decir fuera de los campos de cultivo, tiene sentido. El agrónomo y genetista Pierre-Henri Gouyon afirma que "la biodiversidad es un fenómeno dinámico. Desde Darwín sabemos que los seres vivos evolucionan en la naturaleza y que bloquear esta evolución es condenarlos a muerte a medio plazo".

El científico de la Fundación para la Naturaleza y el Hombre (FNH) piensa también que la Reserva mundial de semillas sirve los intereses de los grandes semilleros. "El objetivo de estas empresas es que se siembre la misma variedad en grandes superficies. Los bancos de semillas sirven sobre todo para arrogarse el derecho de destruir la diversidad en los campos, mientras afirmamos que la conservamos de manera estática", sentencia Gouyon.

Los industriales de las semillas Dupont-Pioneer y Syngenta, así como la Fundación Bill Gates, aparecen entre los donantes, privados y públicos, que han financiado al Crop Trust. Del millón de sobres de semillas hoy resguardado en Svalbard, solo 7 sobres contienen semillas del sector industrial. Estas fueron entregadas por Singapur, afirma Crop Trust que niega cualquier influencia de los grandes semilleros. En Svalbard, no hay semillas transgénicas.

Para Thomas Payne, científico del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) en México, la conservación ex situ e in-situ son complementarias ya que, segun él, hoy es difícil para los campesinos mantener distintas variedades de plantas en grandes superficies y durante décadas. "Desgraciadamente, en la conservación en el campo, hay mucha erosión genética y algunas plantas desaparecen porque los campesinos dejan de cultivar la tierra."

 

Entrevistados:

- Iván Matus, genetista y mejorador de trigo, subbdirector nacional de investigación en el Instituto chileno de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Chile
- David Ellis, director del Centro Internacional de la Papa (CIP), Perú
- Daniel Debouck, agrónomo belga e investigador en recursos genéticos del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) en Cali, Colombia
- Luis Salazar, gerente de comunicaciones del Crop Trust
- Fernando Ortega, coordinador nacional de recursos genéticos del Instituto chileno de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Chile
- Asmund Asdal, coordinador de operaciones del Banco nórdico de semillas (NordGen)
- Roland von Bothmer, encargado de relaciones públicas del Banco nórdico de semillas (NordGen)
- Marie Haga, ex ministra del petróleo en Noruega y directora del Crop Trust
- Ahmed Amri, jefe de recursos genéticos del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas áridas (ICARDA)
- Pierre-Henri Gouyon, agrónomo y genetista, miembro del consejo científico de la Fundación para la Naturaleza y el Hombre (FNH), fundada por el actual ministro de la transición ecológica Nicolas Hulot.
- Thomas Payne, científico del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), en México.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.