Saltar al contenido principal

Cataluña sin nuevo presidente tras el golpe judicial contra los independentistas

Roger Torrent, presidente del Parlament
Roger Torrent, presidente del Parlament REUTERS/Rafael Marchante

El presidente del Parlament ha convertido la sesión de investidura del candidato encarcelado Jordi Turull en un ataque a la Justicia española y sus instituciones.  El viernes, el juez que instruye el intento de secesión de octubre inculpó a 25 líderes separatistas, 13 de ellos por rebelión

Anuncios

El Parlamento catalán suspendió este sábado la investidura de un nuevo presidente regional por el encarcelamiento del candidato independentista Jordi Turull tras un duro golpe judicial contra la cúpula separatista que sitúa Cataluña en un nuevo bloqueo político. El viernes, el juez que instruye el intento de secesión de octubre inculpó a 25 líderes separatistas, 13 de ellos por rebelión, decretó cárcel preventiva para cinco elevando a nueve el número de políticos presos y emitió órdenes de captura contra seis independentistas en el extranjero.

Uno de ellos es el expresidente regional Carles Puigdemont, cesado del cargo por Madrid tras la fallida declaración de independencia del 27 de octubre, que se encontraba este sábado a punto de abandonar Finlandia de vuelta a Bélgica, donde reside actualmente.

La policía finlandesa recibió la orden de arresto pero reclamó más información a las autoridades españolas antes de actuar contra el líder independentista, que debía abandonar Helsinki por la tarde aunque su paradero actual es desconocido.

En entrevistas a varios radios catalanas, su abogado Jaume Alonso Cuevilla recordó que cuando las autoridades belgas recibieron una euroorden, después retirada por España, este se presentó ante la justicia de ese país y aseguró que "volverá a hacer lo mismo".
   

Pleno suspendido

Mientras, en Barcelona, escenario en la víspera de fuertes protestas contra la decisión judicial que terminaron con 37 heridos, los diputados catalanes se reunían en el Parlamento para encontrarle sucesor.Pero su empeño quedó nuevamente frustrado por la justicia, que en las semanas anteriores había impedido la investidura de Puigdemont y del activista preso Jordi Sánchez.

"El candidato a la presidencia de la Generalitat (gobierno catalán, ndlr) está en la prisión junto a otros diputados de esta cámara", constató el presidente de la cámara catalana, el independentista Roger Torrent.

El jueves se había celebrado la primera sesión del debate pero, aunque los independentistas disponen de mayoría absoluta desde las elecciones de diciembre, Turull no pudo ser investido por la falta de apoyo de la facción más radical y este sábado debía someterse a una segunda votación. "Es evidente que en estas condiciones el pleno no se puede celebrar", dijo Torrent ante un auditorio taciturno y cuatro escaños vacíos ocupados por grandes lazos amarillos con los que reclaman la libertad de los políticos presos

Inés Arrimadas, la líder del partido antinacionalista Ciudadanos, la mayor bancada del arco parlamentario, arengó a sus rivales a abandonar el proceso de secesión y les recriminó haberse saltado las leyes celebrando un referéndum ilegal de autodeterminación o proclamando la secesión. "Este proceso ha sido un fracaso colectivo de toda Cataluña (...) Esta reflexión ustedes de verdad la tienen que hacer: ¿a quién ha servido el proceso?", les reprochó recordando la división social y la incertidumbre económica causadas en esta región de 7,5 millones de habitantes y con un 20% del PIB español.

Además, el intento de crear una república separada del Reino de España terminó con la pérdida temporal de la autonomía de Cataluña, controlada directamente por el gobierno español a raíz de la declaración de secesión del 27 de octubre.

Esta intervención se mantendrá hasta que los independentistas escojan un presidente y este forme gobierno. De no conseguirlo antes del 22 de mayo, la región se verá abocada a unas nuevas elecciones.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.