Saltar al contenido principal

Humillado en Francia, Manuel Valls mira hacia la alcaldía de Barcelona

Manuel Valls en Barcelona, el 18 de marzo de 2018.
Manuel Valls en Barcelona, el 18 de marzo de 2018. Fuente: AFP.

El exprimer ministro francés busca un nuevo futuro político el otro lado de los Pirineos: este martes debe anunciar si compite por la alcaldía de Barcelona, su ciudad natal. Aislado tras la debacle del Partido Socialista, criticado dejar vacante su diputación de los suburbios de París, estudia la oferta de Ciudadanos para luchar por la capital catalana.

Anuncios

En menos de dos años, el ex primer ministro del gobierno socialista de François Hollande pasó de ser uno de los favoritos para sucederlo a figurar como un paria de la política francesa.

Quien encarnara el ala social-liberal de Partido Socialista, defensor del laicismo y el orden republicano, empezó su travesía del desierto tras perder las primarias socialistas con el sector más progresista de este espacio, encarnado por Benoît Hamon. Cuando fue derrotado en la interna, en vez de apoyar en la elección presidencial a este último, signó el quiebre entre “las dos izquierdas irreconciliables” llamando a votar por Emmanuel Macron. Sin embargo, este amor no fue recíproco y una vez en el poder el nuevo huésped del Palacio del Elíseo ignoró sus intentos de acercamiento al gobierno.

Ahora, con un Partido Socialista aún convaleciente y rencoroso con el exaspirante presidencial, Valls ocupa el cargo de diputado de Essonne, en la periferia de París. El puesto parece quedarle chico, a juzgar por sus ausencias, denunciadas por sus detractores. Lo cierto es que Valls, a los 56 años, ha pasado los últimos meses en España, donde sueña con una nueva vida política, del lado de su ciudad Natal, Barcelona.

Este martes, tras meses de especulaciones, Valls desvelará finalmente en Barcelona si se lanza a competir por la alcaldía de la segunda metrópolis española. El exprimer ministro francés hará valer sus raíces. Aunque creció en París y se naturalizó francés a los 20 años, nació en la Ciudad Condal en 1962 de padre catalán y madre suiza italiana. Se dice ferviente seguidor del Barça y gusta recordar que durante su infancia pasó muchos años sus vacaciones en Barcelona.

Su regreso a la tierra natal está marcado además por un romance, reseñado por la prensa española, con Susana Gallardo, heredera de un laboratorio farmacéutico, y, como él, antiindependentista convencida.

Su nombre como candidato a la alcaldía empezó sonar con fuerza en abril, cuando hizo saber que estudiaba la candidatura ante una oferta que le hizo el partido Ciudadanos, primera fuerza política en Cataluña y principal oposición de la mayoría independentista en el Parlamento regional.

Barcelona debe "hablar con el mundo" y no encerrarse en el "nacionalismo", dijo Valls en septiembre en esa ciudad, donde un día antes había anunciado que sería profesor en la prestigiosa escuela de comercio Esade.

Valls, que comienza a constituir su equipo de campaña, ya enlistó, según personas cercanas, al eminente asesor político Xavier Roig, antigua mano derecha del ex alcalde socialista de Barcelona Pasqual Maragall.

De presentarse, Valls competirá con la actual alcaldesa de Barcelona, la izquierdista Ada Colau, quien aspira a ser reelecta, mientras que los independentistas buscan conseguir dicha alcaldía que ven como clave para su objetivo de separarse de España.

"No es fácil", advierte Oriol Bartomeus, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Barcelona. "Hay gente que le ve bien y hay gente que le odia a muerte. Va a ser un candidato que va a dividir mucho", explica.

De todas maneras, según Bartomeus, "tiene posibilidades" ya que podría beneficiarse de la ausencia en el centroderecha de un "candidato tradicional de las clases pudientes barcelonesas".

La decisión final de Valls será desvelada este martes a las 19 horas en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, anunció su equipo en un comunicado.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.