Saltar al contenido principal

Derrota histórica para los aliados de Merkel en Baviera

Markus Söder, el primer ministro bávaro, de la CSU, este 14 de octubre de 2018 en Múnich tras el anuncio de los primeros resultados.
Markus Söder, el primer ministro bávaro, de la CSU, este 14 de octubre de 2018 en Múnich tras el anuncio de los primeros resultados. REUTERS/Michael Dalder

El partido conservador CSU, aliado ineludible de la canciller alemana Angela Merkel, registró este domingo un fuerte retroceso en las elecciones regionales en Baviera, al perder su mayoría absoluta frente al auge de los Verdes.Por Sergio Correa, desde Berlín.

Anuncios

Una debacle anunciada fue esta derrota del partido Unión Social Cristiana, la CSU, en Baviera. A pesar de llegar en primera posición, pierde 12 puntos respecto a 2013 y alcanza su nivel más bajo desde los años 1950.

Por primera vez en casi 70 años, el partido socio de Merkel, con un 35% de los votos, no podrá gobernar solo en el estado más rico de Alemania y que vive hoy una resplandeciente economía. "Aceptamos con humildad el resultado", aseguró Markus Söder, el primer ministro bávaro.

La estrategia de la Unión Social Cristiana y especialmente de su jefe, el actual ministro del Interior Horst Seehofer, que consiste en demonizar la inmigración, parece haber jugado en su contra. De hecho, la gran sorpresa fue el vertiginoso ascenso de Los Verdes convertido en el segundo partido más votado con un 18 % y una propuesta solidaria con los inmigrantes y la preocupación medioambiental que los define.

El peor colapso sin embargo lo vivieron los socialdemócratas (SPD) que no alcanzaron ni siquiera un 10 % y quedaron por detrás de la temida ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que llegó a un 11 %, bastante lejos de lo que se había pronosticado.

Con estos resultados, la Unión Social Cristiana buscará aliarse seguramente con un partido que es casi un clon de ellos, los llamados “Votantes Libres”, conservadores con más matices que los cristianos.

Todos ahora miran a Berlín, y a la legitimidad de Angela Merkel y su apaleado partido, la CSU, para quedarse en el gobierno al lado de sus socios socialdemócratas, un partido cuyo errático comportamiento para redefinirse en lo que va del siglo los ha dejado casi sin identidad.

Las elecciones en la región de Hesse dentro de dos semanas también se anuncian muy reñidas, esta vez para el partido de centro-derecha de Angela Merkel, la Unión Cristiano-Demócrata (CDU), que gobierna en el land con los ecologistas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.