Saltar al contenido principal

“Las protestas de los chalecos amarillos provocarán una desaceleración de la economía”

Un 'gilet jaune' con una bandera francesa, en medio de gases lacrimógenos, en los Campos Elíseos (París, Francia), el 8 de diciembre de 2018.
Un 'gilet jaune' con una bandera francesa, en medio de gases lacrimógenos, en los Campos Elíseos (París, Francia), el 8 de diciembre de 2018. REUTERS/Christian Hartmann

El ministro de Finanzas francés Bruno Le Maire afirma que el impacto del movimiento es severo y que se prevé un retroceso en la economía del país a finales de año. Otros miembros del Gobierno han analizado las consecuencias de las protestas, un día después del ‘Acto IV’ de los ‘gilets jaunes’.

Anuncios

En declaraciones a Reuters TV, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, afirmó que “el impacto del movimiento de los chalecos amarillos es grave.” Asimismo, anunció que “se prevé un nuevo retroceso en el crecimiento de la economía francesa a finales de este año”. Le Maire calificó las protestas como “una muy mala noticia para la economía del país” y aclaró que en los próximos días dará una evaluación precisa del impacto de los problemas causados por el movimiento, que calificó como “una catástrofe para la economía”. Pese a la gravedad de la situación, Bruno Le Maire expresó su deseo de que Francia salga “lo más rápidamente de esta crisis”, destacando que “los franceses tienen todo lo necesario para salir adelante y superar esta crisis de la nación francesa”.

Impacto negativo también en las instituciones francesas

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores también se ha enviado un mensaje de inquietud. El ministro Jean-Yves Le Drian se mostró “preocupado por la democracia y las instituciones francesas” después de tres semanas de movilizaciones. “Cuando viajo a otros países veo la fragilidad de algunas democracias. Esa fragilidad también puede llegar a Francia” advirtió Le Drian, que se mostró especialmente inquieto con declaraciones de una parte de la sociedad haciendo un llamado a la “insurrección”. El funcionario evocó que existen “riesgos para la República”.

Las esperadas declaraciones del presidente Emmanuel Macron, previstas para principios de semana, “deben ser lo suficientemente fuertes –dijo Jean-Yves Le Drian– para que el movimiento pueda detenerse, o al menos para que se disuada a los alborotadores.”

Benjamin Griveaux, portavoz del Gobierno francés, afirmó en la mañana de este domingo en declaraciones a la cadena de televisión BFM TV que Macron se dirigirá al pueblo en los próximos días para anunciar nuevas medidas sociales con el objetivo de responder a la crisis.

Un discurso que debe incluir “palabras fuertes” según el ministro de Asuntos Exteriores, así como la propuesta deun diálogo estructurado y eficaz”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.