Saltar al contenido principal
Bélgica

Cae el gobierno belga por la firma del pacto migratorio de Marrakech

El primer ministro belga, Charles Michels, presentó su renuncia al rey.
El primer ministro belga, Charles Michels, presentó su renuncia al rey. REUTERS/Piroschka Van De Wouw

El primer ministro belga, Charles Michel, anunció este martes la renuncia de su gobierno de centro derecha, nueve días después de que los ministros nacionalistas flamencos que se oponían al pacto mundial de la ONU sobre las migraciones dimitieran.

Anuncios

La crisis empezó hace dos semanas, cuando los nacionalistas flamencos del N-VA, abandonaron el actual gobierno por su rechazo al pacto migratorio de la ONU.

El N-VA, primera fuerza política en la Cámara con 31 escaños sobre un total de 150, había retirado su apoyo a la coalición que integraban la víspera del viaje de Charles Michel para aprobar el Pacto sobre la migración de la ONU en nombre de Bélgica, el 10 diciembre en Marrakech (Marruecos).

A pesar de su carácter no vinculante, este texto fue rechazado por los nacionalistas flamencos, estimando que abre el camino a una pérdida de soberanía para definir la política migratoria de los Estados que los firmen.

Lea también: Pacto de Marrakech: un acuerdo de cooperación...y controversia

La conferencia de Marrakech tenía que ser una etapa puramente formal en el proceso pero, como la cuestión desata pasiones, unos 15 países anunciaron su retirada o la congelación de su decisión sobre el pacto.

Michel había intentado mantener el gobierno minoría, pero prácticamente no habría ninguna ley que saliera adelante, ni siquiera los presupuestos que no contaba con los apoyos necesarios.

“Debo respetar y tomar nota de la situación, por ello tomo la decisión de presentar mi dimisión y dirigirme al rey”, ha explicado Michel. Quedan tan solo cinco meses para las próximas elecciones y hay varias opciones: que bien no hay gobierno durante todo este periodo, algo que no es extraño en un país en que el poder está muy descentralizado, o que el Parlamento sea capaz de formar una nueva mayoría, algo que es bastante difícil.

Bélgica conserva el récord mundial en materia de crisis gubernamentales. Entre mediados de 2010 y diciembre de 2011 el reino de 11 millones de habitantes estuvo 541 días sin gobierno de pleno ejercicio.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.