Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Inflación, desempleo y caos fronterizo en caso de un "Brexit sin acuerdo"

Audio 04:02
Contenedores de mercancías (foto de ilustración).
Contenedores de mercancías (foto de ilustración). Glyn KIRK / AFP

Tras el rechazo del plan de Brexit de Theresa May por los diputados británicas, crece el temor de un divorcio no negociado entre Londres y Bruselas. Las capitales de Europa continental se preparan para el restablecimiento de controles fronterizos, con consecuencias potencialmente devastadoras.

Anuncios

El espectro de un Brexit sin acuerdo planea sobre Europa desde que los diputados británicos rechazaron el plan de divorcio que la primera ministra Theresa May había negociado durante 17 meses.

El plan preveía una salida gradual de la Unión Europea algo que permitiría a las empresas adaptarse progresivamente.

Pero ante la incertidumbre, varios sectores temen que el 30 de marzo -fecha límite para encontrar un acuerdo- se suspendan todos los acuerdos de cooperación entre Gran Bretaña y la Unión europea, así como el libre tránsito de personas y mercancías.

Algunos sectores económicos franceses como la pesca padecerían duramente de una separación brutal con Londres. Los pescadores franceses perderían por ejemplo el derecho de pesca en las aguas británicas.

Para evitar el caos, el primer ministro francés Edouard Philippe anunció la puesta en marcha esta semana de un plan de contingencia de 50 millones de euros de inversiones en los puertos y aeropuertos franceses.

"En algunos puertos construiremos estacionamientos, en otros serán infraestructuras de controles, estaremos listos, queremos estar listos para conservar los intereses de nuestros ciudadanos. Contrataremos a 600 personas, son empleaos de agentes de aduanas, de veterinarios para estar a la altura de los controles necesarios", dijo el primer ministro francés.

¿Qué pasará concretamente si Londres se separa de la Unión europea sin negociar?

"En caso de ausencia de acuerdo entre Reino Unido y Bruselas, automáticamente se suspenden los acuerdos comerciales y se aplican las reglas de la Organización mundial del comercio. Es significa que las importaciones británicas serán tratadas como importaciones de otros países, de estados unidos por ejemplos", advierte Vincent Vicard, economista francés del centro Cepii y especialista en comercio internacional.

"Habrá aranceles que pasaran de 3 o 4% actualmente a 10% en el sector agrícola o incluso más de 40% para los productos lácteos. El precio aumentará mucho para los consumidores", detalló el economista en entrevista con RFI.

Se teme también la formación de largas colas en los puertos europeos si se suspende el reconocimiento mutuo de normas.

Actualmente, "un productor británico puede vender actualmente en toda la Unión europea, sin tener que justificar que cumple los estándares de cada país. Si no hay acuerdo, los exportadores británicos deberán probar que cumplen con las normas europeas, las normas sanitarias, por ejemplo. Y será el caso para la mayoría de los productos manufacturados. Por ejemplo, hay normas en materia de tamaño de los juguetes infantiles para evitar que se ahoguen", apunta Vincent Vicard.

Las otras capitales europeas también se preparan para un Brexit sin acuerdo. La separación entre Londres y Bruselas sin acuerdo es una hipótesis que perjudicaría también a la propia economía de Reino Unido.

Según previsiones del gobierno británico y del Banco central británico, el producto interno bruto caería en cerca de 8% y se duplicaría la tasa de desempleo. El 29 de enero la primera ministra presentará un plan B a los diputados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.