Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Se dispara el antisemitismo en Europa

Audio 04:06
En París, un buzón de correo fue vandalizado con una esvástica pintada encima del dibujo de Simone Veil, exministra de Salud francesa y sobreviviente de los campos de concentración. 12 de febrero de 2019.
En París, un buzón de correo fue vandalizado con una esvástica pintada encima del dibujo de Simone Veil, exministra de Salud francesa y sobreviviente de los campos de concentración. 12 de febrero de 2019. REUTERS/Benoit Tessier

“El antisemitismo se expande como un veneno.” Estas fueron las palabras del ministro del Interior francés Christophe Castaner, al informar que, en Francia, los actos anti judíos aumentaron en un 74% entre 2017 y 2018. El fenómeno también se expande en Europa.

Anuncios

En un lapso de pocos días, varias inscripciones antisemitas causaron indignación en la región parisina. Se encontraron esvásticas dibujadas en imágenes de la exministra de Salud y sobreviviente del Holocausto, Simone Veil, que decoraban buzones en París. La palabra "Juden" (Judíos) fue pintada en la vitrina de un restaurante "Bagelstein" de la capital. Un árbol plantado en homenaje a Ilan Halimi, un joven judío secuestrado y torturado hasta fallecer en 2006, fue talado días antes del aniversario de su muerte en la región parisina.

Según las cifras del ministerio del Interior, los actos anti judíos pasaron de 311 en el año 2017 a 541 durante el año 2018, lo que significa un alza de un 74%.

"Es cierto que hay un alza en los atentados y ataques, pero esto también es una representación de la opinión pública", reaccionó al micrófono de RFI Shimon Samuels, director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal en París, una organización que lucha contra el antisemitismo y la incitación al odio.

"El antisemitismo para mí es como una gota de mercurio bajo el dedo: puede ser redondo, puede ser llano, pero siempre está. Es una medida atmosférica del tiempo y del lugar", apuntó.

Para Samuels, la generación después del Holocausto "fue protegida por un especie de teflón luego de la apertura de los campos de exterminio". Pero "si en aquel entonces era un crímen ser antisemita, más y más se convirtió en una opinión, mal vista, pero en una opinión. Y ahora es una opinión politicamente incorrecta pero que se expande debido a internet y a las redes sociales, donde comunidades de antisemitas tienen ahora mucho más influencia y eco que antes."

Chalecos amarillos

En las últimas semanas, este odio, insidioso y banalizado, también ha permeado las filas del movimiento de los "chalecos amarillos". "Cada sábado miles y miles de personas manifiestan contra el gobierno pero acompañado por un contenido antisemita, es decir que la extrema derecha hizo un ataque al sistema a través de los chalecos amarillos asegurando que los judios tienen todos los bancos, los medios de comunicación, etc.", señaló Samuels. "Pero ¿quién va a sufrir de esto? Los judíos no, sino la causa verdadera de los pobres a través de los manifestantes en chalecos amarillos."

Y el fenómeno no sólo es francés. Alemania registró el año pasado su nivel más alto de actos y violencia antisemitas en diez años. Según los datos preliminares entregados por la policía, se contabilizaron un total de 1.646 actos antisemitas, es decir 9,4% más que en 2017. Y en Reino Unido, líderes de la comunidad judía y políticos denunciaron por su parte un tercer año récord en cuanto a los incidentes antisemitas, según reporta el diario The Guardian.

En Europa, muchos casos no reportados

En diciembre pasado, la Agencia europea por los Derechos Fundamentales ya denunciaba, en su segunda encuesta al respecto, "niveles chocantes y crecientes de antisemitismo en la Unión Europea". La socióloga Vida Beresneviciute trabajó en dicha investigación que recopiló el internet los testimonios de 16.000 personas en 12 países del bloque (países donde vive más del 96% de la población judía de la UE).

"Los resultados de nuestra encuesta muestran que el antisemitismo afecta la vida diaria de los judíos en todos los Estados miembros", destaca Beresneviciute. "Se registra en todas las esferas de la vida pública y privada. La gente enfrenta opiniones antisemitas en discusiones o eventos políticos por ejemplo, en situaciones privadas con amigos o en la calle. Y sobretodo se da mucho en internet y en las redes sociales."

Otra conclusión interesante del estudio es que las dicriminaciones antisemitas permanecen invisibles. "La mayoría de los casos no son reportados a ninguna institución encargada de luchar contra estas discriminaciones", subraya la socióloga.

El auge de partidos y gobiernos de extrema derecha en Europa explica en parte el alza de los actos antisemitas. Pero no es la única causa. Detrás de una fuerte oposición al Estado de Israel, también subyacen un antisemitismo disimulado y uno de corte islamista.

"El Estado de Israel sirve, a través del antisionismo, como un camuflaje para el antisemitismo", considera Samuels. "Hay una polarización política no solamente en Francia y en Europa. La derecha normal se está acercando a la extrema derecha, y la izquierda moderada a la izquierda extrema también. Entonces el judío hoy no tiene ningún hogar político", concluye.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.