Saltar al contenido principal

Cierre de planta de Honda en el Reino Unido: ¿decisión por el Brexit o cambio de estrategia de producción?

Entrada de la fábrica de Honda de Swindon.
Entrada de la fábrica de Honda de Swindon. REUTERS/Eddie Keogh

El fabricante de automóviles japonés niega que la salida del Reino Unido de la Unión Europea sea un motivo de la decisión, considerada sin embargo como terrible para el Gobierno británico.

Anuncios

A partir de 2021, Honda dejará de producir automóviles en su única fábrica europea, la planta situada en Swindon, (suroeste de Inglaterra). Oficialmente, el motivo ha sido la “necesidad de reestructurar la producción en un contexto de cambios en el mercado mundial”, según indicó la empresa en un comunicado. El director general del constructor nipón Takahiro Hachigo justificó la decisión alegando que se tenía que cambiar el lugar principal de la producción del Honda Civic, un modelo que podría ya no tener mercado suficiente en Europa. Hachigo defendió que la empresa no quiere abandonar su presencia en Europa sino adaptarla.

Sin embargo, del lado británico, el Gobierno ha recibido la noticia como un jarro de agua fría. "Es una decisión terrible para Swindon y para Reino Unido", reaccionó el ministro británico de Empresas, Greg.

Fronteras = + costes de producción y - competitividad

Pese a la negativa de Honda, para el profesor de la London School of Economics Joan Rosés, el Brexit sí que es uno de los motivos que han podido provocar el cierre de la planta británica, ya que la salida del Reino Unido del espacio europeo afecta directamente a la industria. “Si hay fronteras, hay un aumento de los costes de transporte de los materiales y las piezas”. En el caso concreto de Honda, “para ajustar los costes, la solución hubiera sido disminuir los sueldos al menos un 25%, pero esto no hubiera sido posible”, explica.

Rosés recuerda que las multinacionales hacen competir las plantas entre ellas. Su competencia depende de lo que cuesten los trabajadores y el costo de otros factores como el transporte. Lo que ha ocurrido con la planta de Honda en Swindon es que ya no es competitiva, en parte por culpa de los cambios que llegarán con el Brexit, lo que tendrá como resultado que "las fábricas en Gran Bretaña sean menos competitivas por el aumento de los costes principalmente del transporte de las piezas", según explicó a RFI Joan Rosés.

Los sectores más afectados: el automóvil y el aeronáutico

No solo Honda, sino también Porsche, Nissan o Jaguar Land Rover han anunciado importantes cambios en sus fábricas británicas: en el caso de los deportivos lujosos, el precio podría aumentar un 10% de aquí al 29 de marzo debido a la aplicación de las reglas aduaneras impuestas por la OMC. Respecto a la producción del modelo X-Trail del también japonés Nissan, no se llevará a cabo en la planta de Sunderland (noreste de Inglaterra) tal y como había prometido su exdirector Carlos Ghosn. Para la inglesa Jaguar Land Rover el varapalo será más fuerte: 4.500 puestos serán suprimidos debido a la reducción de la producción británica en un 15.6%.

Según el profesor Joan Rosés, el sector automovilístico es uno de los más afectados por el Brexit, que “afecta a todos aquellos sectores que tienen subcontratistas, principalmente el automovilístico", pero también el aeronáutico. Hasta ahora estos sectores producían sin la necesidad de acumular piezas gracias a la libre circulación. A partir de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, "si hay frontera se destruirá el proceso de producción que se ha llevado a cabo hasta ahora" advierte Joan Rosés.

El caso del fabricante japonés Honda parece ser una de las primeras pero no la única de las víctimas industriales que está dejando el Brexit. 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.