Saltar al contenido principal
Francia/España

Homenaje a republicanos que huyeron de la dictadura de Franco

Una cruz simboliza la desolación dejada por la Guerra Civil Española.
Una cruz simboliza la desolación dejada por la Guerra Civil Española. ® Reuters

Ochenta años después de la derrota republicana en la Guerra Civil, el presidente del gobierno Pedro Sánchez rendirá el domingo un homenaje solemne en Francia al medio millón de españoles que cruzaron a pie los Pirineos para huir de la dictadura franquista.

Anuncios

El dirigente socialista, que está en precampaña electoral para las elecciones legislativas adelantadas del 28 de abril, visitará algunos de los lugares más emblemáticos del exilio republicano español en el sur de Francia.

Sánchez depositará una ofrenda floral y colocará una placa conmemorativa en la tumba del poeta sevillano Antonio Machado, que reposa en el cementerio de Colliure, un pueblito costero a poco más de 20 kilómetros de la frontera española.

El eminente prosista, que padecía una grave afección pulmonar, murió el 22 de febrero de 1939 a los 63 años, menos de un mes después de haber cruzado la frontera, huyendo de las tropas franquistas tras la caída de Barcelona.

Será un "acto sobrio y sin declaraciones", precisaron fuentes oficiales en Madrid, tras el cual el presidente del gobierno hará una parada frente a la pensión de Bougnol-Quintana, donde el autor de poemas como "Retrato" dio su último suspiro.

Sánchez visitará antes la sepultura del último presidente de la II República, Manuel Azaña, cuyos restos están enterrados en Montauban, al norte de Toulouse (suroeste). Será el primer jefe de gobierno español en ejercicio que se acerca a la tumba de Azaña, que murió en 1940 después de casi dos años de exilio en Francia.

La jornada conmemorativa concluirá con un discurso de Sánchez frente a la playa de Argelès-sur-Mer, a unos 25 kilómetros de la frontera con España, donde, rodeado de alambres de púa, se instaló el primer campo de refugiados españoles, en el que acabaron miles de exiliados que huían del franquismo.

El discurso que dará el presidente del gobierno estará marcado por valores de "tolerancia" y "rechazo a los extremismos", señaló una fuente del ejecutivo español.

- 'Auge del populismo' -

El viaje de Sánchez, candidato a la reelección, "cobra sentido" en "estos momentos de auge de los populismos e intolerancia", señaló una fuente gubernamental, aunque precisó que la visita estaba prevista desde mucho antes de que se convocaran elecciones.

Los socialistas, artífices en 2007 de una Ley de Memoria Histórica a favor de quienes fueron perseguidos durante la Guerra Civil y la dictadura franquista (1939-1975), siguen muy apegados a esta cuestión, que reactivaron de lleno con su proyecto de sacar a Franco del Valle de los Caídos.

Pero el partido ultraderechista Vox y los conservadores del Partido Popular han arremetido últimamente contra esta ley, por considerar que "reabre heridas" del pasado e inclina la balanza en favor de uno de los bandos de la contienda, el republicano. Los ultraderechistas exigen incluso en su programa la "derogación inmediata" de la ley de 2007.

En este momento, los sondeos dan al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como vencedor en las elecciones, pero con un número de escaños que, incluso sumado a la izquierda radical de Podemos, no le llegaría para gobernar.

Los mismos sondeos perfilan una posible mayoría conservadora, conformada por el Partido Popular, los liberales de Ciudadanos y los ultraderechistas de Vox.

"El viaje tiene un marco político y emocional" porque los exiliados "compartieron los mismos anhelos de la España de hoy", explicó una fuente oficial en Madrid.

En los actos estarán presentes representantes del exilio en Francia y familiares, como la sobrina nieta de Manuel Azaña, María Jesús Navarro Azaña, la novelista Almudena Grandes, o la presidenta de la Amical de Mauthausen, una asociación de deportados en este campo nazi en el que murieron muchos españoles.

Del lado francés, están invitadas autoridades locales pero no habrá representantes del gobierno francés. Fuentes del ejecutivo español explicaron que Sánchez quiso centrar las conmemoraciones en la "memoria democrática" española.

Unas 500.000 personas -civiles hambrientos y soldados del derrotado ejército republicano- escaparon a Francia tras la caída de Barcelona, a finales de enero de 1939, empujados por las fuerzas franquistas, que tenían el apoyo de la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini.

Cada mes de febrero, descendientes de aquellos refugiados, pero también simpatizantes, recorren esos caminos de "La Retirada".

Con la AFP

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.