Saltar al contenido principal
Reino Unido/Irlanda

Exsoldado británico será imputado por asesinatos en el ‘Bloody Sunday’

Murales en el Bogside, el barrio católico de de Londonderry.
Murales en el Bogside, el barrio católico de de Londonderry. RFI/Béatrice Leveillé

Un exsoldado británico será imputado por dos asesinatos cometidos durante el "Bloody Sunday" de 1972, cuando 13 manifestantes murieron en Derry, Irlanda del Norte, anunciaron este jueves los servicios de acusación norirlandeses.

Anuncios

Diecisiete militares veteranos británicos esperaban una decisión de estos servicios, que concluyeron que "hay suficientes pruebas disponibles para imputar a un antiguo soldado", llamado "soldado F.", por el asesinato de dos hombres y por el intento de asesinato de otros cuatro.

En cuanto a los otros 16 soldados británicos y dos presuntos ex miembros del Ejército Republicano Irlandés (IRA), las pruebas disponibles se consideraron "insuficientes" para considerar el enjuiciamiento.

El 30 de enero de 1972, soldados británicos abrieron fuego durante una marcha pacífica en el distrito predominantemente católico de Bogside, matando a 13 personas e hiriendo a otras 15.

Una decimocuarta víctima murió más tarde a causa de sus heridas.

Este día, inmortalizado por una canción del grupo pop irlandés U2, fue uno de los más oscuros de los "Troubles", la violencia entre republicanos nacionalistas y unionistas que ha dejado un saldo de 3.500 muertos en tres décadas.

Antes del anuncio de las demandas, los familiares de las víctimas habían marchado bajo la lluvia en Derry, con retratos en blanco y negro de los fallecidos.

Una investigación pública en 2010 reveló que las tropas británicas dispararon primero y tergiversaron los hechos. El Primer Ministro británico, David Cameron, se disculpó formalmente por estos hechos, calificándolos de "injustificados e injustificables".

El Gobierno británico anunció el miércoles que los ex soldados condenados por delitos cometidos durante los "disturbios" podrían ser puestos en libertad anticipada en virtud del acuerdo de Viernes Santo de 1998.

Este acuerdo de paz permitió que unos 500 paramilitares republicanos y leales a Londres fueran liberados de la cárcel después de haber cumplido sentencias cortas. En la actualidad, el régimen de puesta en libertad sólo cubre los delitos cometidos entre 1973 y 1998, pero el gobierno ha propuesto un proyecto de ley para ampliarlo a los delitos cometidos a partir de 1968, cubriendo así los cometidos durante el Domingo Sangriento.

Aunque el IRA anunció en 2005 que había depuesto definitivamente las armas, los grupos republicanos disidentes siguen siendo sospechosos de actuar y persisten las tensiones.

En enero, un coche bomba explotó en Derry, y la policía sospechó que el grupo disidente "New IRA" estaba detrás del ataque.

Un grupo que se autodenomina Ejército Republicano Irlandés (IRA) también reivindicó la responsabilidad por los paquetes sospechosos encontrados en Londres y en la Universidad de Glasgow en Escocia la semana pasada.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.