Saltar al contenido principal
Brexit

Diputados británicos aprueban aplazar el Brexit en medio de incógnitas

Theresa May en el Parlamento británico, este 14 de marzo de 2019.
Theresa May en el Parlamento británico, este 14 de marzo de 2019. UK Parliament/Jessica Taylor/Handout via REUTERS

Los diputados británicos aprobaron el jueves la propuesta de Theresa May de pedir a la UE un aplazamiento de la fecha del Brexit, que será más o menos largo en función de si se acaba adoptando o no el controvertido acuerdo con Bruselas.Con Juan Carlos Bejarano, nuestro corresponsal en Londres.

Anuncios

En el tercer día de votaciones de esta semana relacionadas con el Brexit, la Cámara de los Comunes ha aprobado encargar a la primera ministra Theresa May que solicite a la Unión Europea una prórroga el artículo 50. Significa que el Brexit se retrasa por lo menos hasta el 30 de junio.

La moción tuvo un fuerte apoyo con 412 votos a favor y 202 en contra. Sin embargo, aunque no es legalmente vinculante, obliga políticamente a la premier a cumplir con lo decidido por el Parlamento.

Según Pauline Schnapper, profesora de Civilización Británica Contemporánea en la Universidad Sorbonne Nouvelle, “la única cosa en la que se avanzó un poco esta semana es que a priori, no habrá Brexit el 29 de marzo, sabiendo igual que los 27 miembros de la UE tienen que aceptarlo en el Consejo europeo la semana próxima”.

La próxima semana, quizás el martes, May someterá a votación por tercera vez su acuerdo con Bruselas. Para convencer a los diputados, “ella ya lo intentó todo: si hay un cambio, no vendrá de Theresa May sino de los Brexiteers del partido conservador o de los unionistas irlandeses, que podrían a último momento tenerle miedo a la perspectiva de un Brexit más largo o a que no haya Brexit, y que aceptarían entonces el acuerdo pactado en noviembre”, estima Schnapper.

Como táctica para lograr que su pacto sea aprobado, la líder conservadora advirtió que si se rechaza el acuerdo, el Brexit podría postergarse por un periodo más largo, lo que obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo, algo que sería verdaderamente impopular con la opinión pública.

Para Schnapper, “si nada se arregla en la semana que viene, lo cual es una hipótesis viable, la prórroga será mucho más larga y se planteará el problema de las elecciones europeas. Nadie en el Reino Unido tiene la intención de organizar elecciones y mandar a nuevos diputados al Parlamento Europeo. Hay varias hipótesis, como la de prolongar el mandato de los diputados británicos actuales, o mandar a diputados de Westminster unos meses al Parlamento Europeo. Se piensa que, si realmente se necesita, se encontrará una solución más política que jurídica”.

Antes de la votación para prorrogar el Brexit, los diputados del Parlamento rechazaron una enmienda a favor de la convocatoria de un nuevo referéndum. Esta iniciativa fue negada por un amplio margen de 334 votos contra 85.

Sin embargo, pese a este resultado, no se puede descartar que en unos meses nuevamente se hable de la opción de un segundo referéndum.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.