Saltar al contenido principal
Brexit

Brexit: Nuevo revés para Theresa May

Theresa May en el Parlamento británico, este 25 de marzo de 2019.
Theresa May en el Parlamento británico, este 25 de marzo de 2019. Reuters TV/via REUTERS

El Parlamento británico aprobó el lunes una iniciativa que le permitirá influir en la dirección que tome el Brexit, después de que la primera ministra Theresa May reconociera que aún carece del apoyo "suficiente" para su acuerdo de salida de la UE.Con Daniel Postico, desde Londres.

Anuncios

Por 329 votos contra 302, la Cámara de los Comunes aprobó este 25 de marzo una enmienda presentada por el diputado conservador Oliver Letwin, que otorga a los diputados el control de la agenda de debates del miércoles.

Se trata de una medida temporal, pero aun así representa un revés sin precedentes para la primera ministra británica, Theresa May. "Es decepcionante ver que esta enmienda ha sido aprobada", reaccionó el gobierno en un comunicado, considerando que la iniciativa "altera el equilibrio entre nuestras instituciones democráticas y establece un precedente peligroso e impredecible para el futuro".

Es un nuevo golpe para Theresa May. Significa que el Parlamento tomará el control del Brexit si la primera ministra no consigue aprobar su pacto, y que este 27 de marzo se realizarán hasta siete votaciones para buscar mayorías alternativas que incluirán seguir en la unión aduanera, la salida sin acuerdo, el segundo referéndum o revocar el Brexit.

"Ha llegado el momento de que el Parlamento tome el control", lanzó en el inicio del debate el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn. La primera ministra "no puede a la vez admitir que su acuerdo no cuenta con el apoyo necesario e impedir que se encuentre una alternativa que tenga ese apoyo", agregó.

Las votaciones no serán vinculantes y May dijo ayer que no se comprometía a implementar sus resultados. Pero tendrán un peso moral y supondrán un desafío para May, quien reconoció no tener el apoyo suficiente para aprobar su plan.

Sin embargo, May aseguró que no desiste en su intención de seguir negociando para poder organizar el voto esta semana, y dijo que se oponía a estas votaciones alternativas a la vez que ordenaba a su grupo parlamentario votar en contra.

Se produjo una rebelión de treinta parlamentarios conservadores, entre ellos tres secretarios de estado o viceministros, que dimitieron de su cargo: Richard Harrington de Industria, Alister Burt de Relaciones Exteriores y Steve Brine de Salud. Harrington la acusó de jugar a la ruleta con las vidas de la gente.

Esto demuestra que Theresa May no tiene el control de su partido ni del Parlamento. Este lunes, para que retiraran la enmienda, ofreció ser ella la que facilitara otros votos, pero los parlamentarios no se fiaron. También ayer volvió a cambiar de discurso y descartó un Brexit sin acuerdo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.