Saltar al contenido principal
Irlanda del Norte

Joven periodista fallece por disparos en disturbios en Irlanda del Norte

Lyra McKee tenía 29 años.
Lyra McKee tenía 29 años. Facebook

Este jueves, una periodista de 29 años falleció por disparos en unos violentos disturbios en Londonderry, en Irlanda del Norte. Lyra McKee había escrito abundantemente sobre el conflicto norirlandés.

Anuncios

"Lamentablemente puedo confirmar que después de un intercambio de disparos en Creggan, una mujer de 29 años resultó muerta. Tratamos este hecho como un incidente terrorista", apuntó en Twitter el comisario adjunto de la policía de Irlanda del Norte, Mark Hamilton.

Varias fuentes afirmaron en redes sociales que la mujer muerta es la periodista y escritora Lyra McKee. Según su agencia literaria Janklow & Nesbit, McKee nació en Belfast y había escrito abundantemente sobre el conflicto norirlandés.

McKee escribió para la revista estadounidense The Atlantic y Buzzfeed News y en 2016 fue incluida por la revista Forbes en su lista de "30 menores de 30 años", una selección de jóvenes figuras del periodismo, según la agencia literaria.

En su cuenta Twitter, al empezar la noche del jueves, McKee subió una foto que al parecer muestra las violencias en Londonderry, con la leyenda: "Locura total".

Homenajes

Amigos y colegas de Lyra McKee reaccionaron en Twitter al enterarse de lo ocurrido.

El partido republicano irlandés Sinn Féin, a través de Michelle O'Neill, su vicelíder, condenó "sin reservas" lo ocurrido, y calificó la muerte de la mujer como "un ataque a toda la comunidad, al proceso de paz y al Acuerdo de paz del Viernes Santo".

Arlene Foster, la líder del partido unionista norirlandés DUP, condenó el episodio. "Un acto sin sentido. Han destrozado a una familia. Aquellos que llevaron las armas a nuestras calles en los años 70, 80 y 90 se equivocaban. Es el mismo error en 2019", escribió en Twitter.

Situado en la frontera con la República de Irlanda, Londonderry es tristemente célebre por el "Bloody Sunday", el "Domingo Sangriento" del 30 de enero de 1972, cuando soldados británicos abrieron fuego contra los manifestantes, causando 14 muertos.

El Acuerdo del Viernes Santo de 1998 puso fin en gran parte a tres décadas de enfrentamientos entre grupos armados católicos y republicanos, partidarios de la unificación con la República de Irlanda, y protestantes unionistas, leales al Reino Unido. Unas 3.500 personas murieron en el conflicto.

En enero de este año, la explosión de un coche bomba despertó temores a otra ola de violencia entre grupos paramilitares, que según muchos buscarían explotar la tensión política causada por el Brexit, que podría obligar a reinstaurar los controles fronterizos entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

Con AFP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.