Saltar al contenido principal
Italia

La ultraderecha europea busca estrategia común para conquistar la UE

Matteo Salvini, líder de la Liga, con responsables de partidos ultraderechistas de Finlandia, Alemania y Dinamarca.
Matteo Salvini, líder de la Liga, con responsables de partidos ultraderechistas de Finlandia, Alemania y Dinamarca. REUTERS/Alessandro Garofalo

En Milán se reúnen este fin de semana 12 partidos nacionalistas, a una semana de las elecciones legislativas europeas. Intentan dejar de lado sus diferencias para poder formar una alianza en el nuevo europarlamento que se acabe convirtiendo en la tercera fuerza.

Anuncios

El líder de la Liga italiana, Matteo Salvini, encabeza este sábado en Milán una marcha de miles de "patriotas" y representantes de una decena de partidos ultraconservadores del viejo continente, con el objetivo de conquistar a la Unión Europea (UE).

A una semana para las elecciones europeas, Salvini y su principal aliada, la francesa Marine Le Pen, líder de Agrupación Nacional (AN), ex Frente Nacional, desean construir una alianza ultraconservadora con 12 partidos nacionalistas. Una empresa que se anuncia delicada, pues entre las formaciones reinan las divergencias en cuestiones como los presupuestos o la distribución de los migrantes que se encuentran en la UE.

A la gran marcha de la ultraderecha asistirán delegaciones de Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Eslovaquia, Estonia, Finlandia, Francia, Holanda y República Checa. El objetivo es lograr que el grupo Europa de las Naciones y las Libertades (ENL) se convierta en la tercera fuerza del Parlamento Europeo, contando para ello con La Liga, la AN, el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) y el flamenco Vlaams Belang, y así superar a los liberales.

Salvini, vice primer ministro y ministro del Interior de Italia, ha multiplicado sus mítines electorales en las últimas semanas y no cesa de pedir a sus electores que se movilicen.

"Dennos una mano para convertirnos en la primera fuerza de Europa y recuperar así las llaves de nuestra casa. Las elecciones europeas son un referéndum entre la vida y la muerte, entre el pasado y el futuro, entre una Europa libre y un Estado Islámico basado en el miedo", clamó el italiano, quien acusó a todo abstencionista de ser "cómplice" de Angela Merkel, Emmanuel Macron y George Soros.

"Europa es fuerte si sus naciones son fuertes", sostiene por su parte Le Pen, defensora como Salvini de una "Europa de las naciones y la cooperación", en lugar de una Unión Europea federalista.

Una alianza irrealizable

El diario italiano La Repubblica estima que Salvini podría obtener un buen resultado en las elecciones, pero reconoce que tiene muchas dudas sobre su liderazgo a nivel del Parlamento Europeo, ya que considera "irrealizable" una alianza internacional de las varias formaciones soberanistas.

"Los primeros que le han cerrado la puerta a Salvini fueron justamente aquellos que la Liga considera sus interlocutores: la derecha austriaca, bávara y finlandesa", recuerda el periódico.

Las diferencias, en efecto, son muchas. Pesa mucho la relación con Rusia, ya que tanto Le Pen como Salvini son considerados cercanos a Moscú, mientras que los partidos nacionalistas de los ex países comunistas son alérgicos a esa idea.

Para Sven Giegold, que encabeza las listas de los Verdes en Alemania, una alianza entre Matteo Salvini y George Meuthen, líder de Al ternativa para Alemania (AfD), quien confirmó su presencia en Milán, es "totalmente imposible".

"Salvini quiere la redistribución de los refugiados en Europa, Meuthen no quiere recibir ni uno y tampoco quiere dar dinero para la Europa del sur", explicó Giegold a la agencia de prensa AGI. Salvini reconoce esas divergencias en voz baja, aunque las minimiza. "Con nuevos resultados en el Parlamento Europeo y nuevos equilibrios en la Comisión se podrán cambiar las reglas que estrangulan la economía", aseguró el viernes ante la prensa, tras defender una mayor flexibilidad presupuestaria.

Según los sondeos más recientes, la Liga obtendría 26 diputados para el Parlamento Europeo, 20 más de los que cuenta actualmente, AN ascendería a 20 (+5) y la AfD a 11 (+10).

Otros partidos, algunos pequeños y con pocas posibilidades de obtener escaños, como el Volya búlgaro o el eslovaco Sme Rodina, lograrían un escaño. Todos ellos asistirán a la gran marcha ultraderechista milanesa, que estará afectada por la protesta antifascista organizada en paralelo.

Brillará por su ausencia el primer ministro húngaro, el ultraconservador Viktor Orban, quien garantizó a Salvini su "cooperación" tras las elecciones, pues se niega a toda alianza con Le Pen. Tampoco estará representado el gobernante Partido Ley y Justicia de Polonia, otra deserción importante.

Con AFP.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.