Saltar al contenido principal

Cazadores de Fake News en alerta en vísperas de elecciones europeas

Durante las elecciones en Israel, un grupo de ingenieros informáticos llamados "Commun.it", organizaba cazas de noticias falsas.
Durante las elecciones en Israel, un grupo de ingenieros informáticos llamados "Commun.it", organizaba cazas de noticias falsas. JACK GUEZ / AFP

Las noticias falsas han preocupado en la Unión Europa, donde las autoridades y los medios de comunicación han desplegado dispositivos para cazarlas. RFI conversó con Jules Darmanin, coordinador de la plataforma europea FactCheckEU, una red de 19 sitios de verificación, como Le Monde en Francia, Maldita.es en España o Pagella Política en Italia, creada especialmente para el voto de la Eurocámara.

Anuncios

RFI: ¿Qué alcance ha tenido la difusión de noticias falsas durante la campaña de las elecciones europeas?

Jules Darmanin: Cada vez que se presenta un evento de actualidad aparecen fake news alrededor de él. Es una tendencia que va en aumento. Pero en esta campaña no ha habido una avalancha de noticias falsas, simplemente porque dentro de cada país las elecciones europeas no han tenido tanta importancia mediática. En general, las noticias falsas siguen los principales temas de conversación a nivel nacional.

RFI: ¿Es decir que los temas de las fake news varían según el país?

JD: Se infiltran en el debate público nacional. Por ejemplo, en Alemania, los partidarios del partido de extrema derecha AfD emitió mucha desinformación sobre la inmigración, porque es un país que ha estado muy tocado por los flujos estos últimos años. En Italia, las noticias falsas se concentraban en torno a la cuestión de los gitanos, comunidad denigrada por el ministro del Interior Matteo Salvini. En España hubo mucha desinformación con respecto a los derechos de la mujer, que ha sido uno de los temas de campaña del partido Vox durante las legislativas. En cambio, en Irlanda por ejemplo, las fake news se centran en los conflictos interreligiosos.

RFI: ¿Cómo han respondido a esta amenaza los medios de información europeos, como los que forman parte de FactCheckEU?

JD: Cuando logramos identificar una noticia falsa que se ha vuelto popular, lo difundimos a todos los medios de la plataforma para que procedan a una verificación y a su traducción. Por ejemplo, cuando se adoptó el Pacto de Marrakech sobre las migraciones, colaboramos varios periodistas de la red y pudimos remontar la fuente de una noticia falsa que había recorrido muchos países, pasando por el sitio estadounidense Breitbart News (sitio web ultra conservador fundado por Steve Bannon), y que hablaba de un plan secreto para someter a todos los países a que firmaran. Ha habido también iniciativas a nivel institucional y legislativo de la Unión europea para imponerle a las redes sociales un mayor control de la desinformación. 

RFI: ¿En estas semanas de campaña europea, qué conclusiones han podido sacar los periodistas que verifican la información a diario?

JD: Dos cosas. Primero, que no se debe subestimar la fuerza que ha tomado el idioma inglés en los senderos de la información. Las fake news se propagan rápidamente y afectan a la Unión europea en general en el momento en que alguien las traduce. Segundo, que no se debe sobrestimar la importancia de la injerencia extranjera -que sea rusa u otra- en estas elecciones. Contrariamente a lo que pudimos ver en elecciones nacionales u anteriores, esta campaña ha sido más marcadas por la influencia de fuerzas políticas y de activismos internos a los países. Las fake news son un problema complejo en el cual todos juegan un papel: las redes, el público y más que todo las personalidades políticas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.