Saltar al contenido principal
Europa/Elecciones

Elecciones europeas: sorpresas e interrogantes

Primeras proyecciones del mapa del nuevo Parlamento europeo. Bruselas, Bélgica, 26 de mayo de 2019.
Primeras proyecciones del mapa del nuevo Parlamento europeo. Bruselas, Bélgica, 26 de mayo de 2019. ®REUTERS/Yves Herman

Este domingo concluyeron los comicios destinados a elegir a los representantes de los países miembros de la Unión Europea en la eurocámara. Estas elecciones, que habían conmenzado en los Países Bajos y el Reino Unido, han dado algunas sorpresas y suscitan algunos interrogantes.

Anuncios

- Fuerte aumento de la participación-

Los votantes europeos acudieron en gran número a las urnas: según las cifras proporcionadas por el Parlamento, la participación en los 27 países de la UE fue del 51%.

En Alemania, subió 11 puntos en comparación a  2014 alcanzando un 59%. En Francia, con un porcentaje de participación entre 51 y 54%, dependiendo de la  encuestadora, subió de siete a diez puntos en comparación con las últimas elecciones de 2014, la tasa más alta desde 1994.

Varios otros países estaban en la misma línea: alrededor del 35% en España frente al 24% en 2014; el 15% en Polonia frente a algo más del 7%; o el 17% en Hungría frente al 11,5% en las últimas elecciones europeas.

La participación, que disminuyó constantemente durante el transcurso de las consultas, había caído al 42% durante la última consulta en 2014.

- Los euroescépticos, conservadores y populistas en alza-

Las fuerzas populistas y euroescépticas que esperaban encontrar su camino al Parlamento está consiguiendo puntos en la mayoría de los países.

En Francia, el Rassemblement national (RN, ex-FN) lidera con el 25/26% de los votos, algo más que en 2014 (24,9%); en Alemania, la extrema derecha AFD alcanza su objetivo con el 10,5% (7,1% en 2014).

En Hungría, el partido soberanista Fidesz del húngaro Viktor Orban está ampliamente a la cabeza, con una aplastante victoria con el 56% de los votos, más de 45 puntos por delante de la oposición de centroizquierda y extrema derecha, según las estimaciones.

En Italia, donde las oficinas cierran a las 23:00 horas (21:00 horas), las encuestas de los últimos días también dieron a la Liga Norte de Matteo Salvini más de un 35% de intención de voto.

Los funcionarios en Bruselas temían que pudieran ganar hasta 200 de los 751 escaños, liderados por Salvini y Marine Le Pen, cuyo candidato, Jordan Bardella, pidió inmediatamente la formación de un "grupo poderoso" en el Parlamento Europeo.

- Avance verde-

Los Verdes alemanes casi duplicaron su puntuación hasta el 20,5-22% (frente al 10,7% en 2014). Un movimiento también siguió en Francia, donde la lista de Europa-Ecología Les Verts se convierte en la tercera fuerza más grande del país, alrededor del 12 al 13% de los votos contra 8,9 en 2014 y precede a la clásica derecha de los republicanos (alrededor de 8).

La movilización en torno a la sueca de 16 años Greta Thunberg, que ha sacado a la calle a cientos de miles de jóvenes europeos en los últimos meses, ha dado sus frutos.

Alrededor del 68% de los alemanes encuestados antes de las elecciones consideraron que se estaba haciendo muy poco para hacer frente a la emergencia climática.

- ¿Quién elegirá al jefe? -

Algunos Jefes de Estado y de Gobierno de los 28 Estados miembros se muestran reacios a dar al Parlamento la elección del jefe de la Comisión Europea, que ha sido suya hasta ahora.

Si el bloque de centro-derecha del PPE surgiera con un número significativo de votos, reforzaría la posición de su candidato, el conservador bávaro Manfred Weber.

Pero un resultado menos claro daría promesas a aquellos que, como el Sr. Macron o el Sr. Rutte, se oponen al nombramiento del "Spitzenkandidat", el nombramiento natural del líder del grupo que vino primero.

- ¿El último aliento de los británicos? -

Los británicos, que se espera que abandonen la UE a más tardar el 31 de octubre, votaron el jueves por primera vez a favor de lo que deberían ser sus últimas elecciones europeas; lógicamente, lideraron el partido Brexit del sulfuroso Nigel Farage, a favor de una ruptura sin concesiones con Bruselas.

El país debía abandonar la UE el 29 de marzo, pero, al no obtener el apoyo de los eurodiputados, Theresa May -que anunció su dimisión el viernes 7 de junio- tuvo que aplazar la fecha de divorcio prevista inicialmente para el 31 de marzo y organizar las elecciones europeas a toda prisa.

En respuesta, los vecinos irlandeses del Reino Unido han optado masivamente por la lista pro-europea.

Con la AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.