Saltar al contenido principal

Madrid es reconquistado por la derecha mientras la izquierda conserva Barcelona

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona que revalida
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona que revalida REUTERS/Gustau Nacarino

El PP gobernará la capital española con Ciudadanos, y el apoyo de Vox. La izquierdista Ada Colau ha sido reelegida como alcaldesa de Barcelona en una situación que ha tenido de protagonista al exprimer ministro francés Manuel Valls. 

Anuncios

El ayuntamiento de Madrid pasó a manos del Partido Popular (PP, derecha) este sábado con la elección como alcalde de José Luis Martínez Almeida, gracias a los votos de la fuerza de ultraderecha Vox, en una situación que ha provocado preocupación en España.Tres semanas después de las elecciones municipales en España y de negociaciones ininterrumpidas, Martínez Almeida fue votado en el cargo con el apoyo de los concejales de Ciudadanos (centroderecha) y Vox. En total, 30 concejales votaron a Martínez Almeida en la sesión constituyente en el ayuntamiento, uno más que la mayoría absoluta necesaria. El político conservador reemplaza a Manuela Carmena, una exjueza electa en 2015 por una plataforma de partidos de izquierda. El PP gobernará la capital española con Ciudadanos, y el apoyo de Vox. Un acuerdo similar de los tres partidos se ha alcanzado en por lo menos otro ayuntamiento, un cambio mayúsculo si se tiene en cuenta que un año atrás la fuerza de ultraderecha era marginal.

 

Colau continuará liderando Barcelona

La izquierdista Ada Colau ha sido reelegida como alcaldesa de Barcelona con el respaldo de socialistas y centristas que cerrarán el paso al candidato independentista catalán. En una consulta interna, los militantes del partido de Colau, Barcelona En Común, apoyaron con un 70% de votos un gobierno de coalición con los socialistas para seguir en el poder, informó este viernes la formación. Las bases "han validado la opción de la dirección (...) para mantener la alcaldía cuatro años más y hacer las políticas que creemos que necesita la ciudad", anunció Colau en la víspera de la votación de investidura en el pleno municipal.

Esto dejaría sin apenas opciones al candidato del partido independentista Izquierda Republicana (ERC), Ernest Maragall, que aventajó en 5.000 votos a la alcaldesa saliente en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo.Aunque ambos empataron con 10 ediles en un pleno municipal de 41, todo apuntaba a que los independentistas gobernarían la principal ciudad catalana por primera vez desde el regreso de la democracia a España. Pero el exprimer ministro francés Manuel Valls, candidato a alcalde en su ciudad natal con una plataforma apoyada por el partido de centroderecha Ciudadanos, volteó la situación.  Aunque en la campaña se había mostrado muy agresivo con Colau, reprochándole la creciente inseguridad y el deterioro de la imagen de Barcelona, le ofreció su apoyo sin contrapartidas para evitar un ayuntamiento independentista.
 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.