Saltar al contenido principal

El apoyo a los derechos LGBT en Rusia alcanza su máximo

Activistas LGBT durante una manifestación en Moscú, mayo de 2017.
Activistas LGBT durante una manifestación en Moscú, mayo de 2017. Kirill KUDRYAVTSEV / AFP

La mitad de los rusos defienden que los homosexuales tengan los mismos derechos, y la cifra va al alza.Por nuestro corresponsal en Moscú, Xavier Colás.

ANUNCIOS

Según la encuestadora independiente del Centro Levada, casi la mitad de los rusos apoya la igualdad de derechos para los miembros de la comunidad LGBT, lo que representa el nivel más alto de apoyo en 14 años.

Cuando se hizo la misma pregunta en 2013, el año en que se aprobó la ley contra la “propaganda gay”, sólo un 39% de los rusos acordaron que las personas LGBT merecían los mismos derechos.

Desde que Rusia prohibió la exhibición de “propaganda gay” a menores de edad en 2013, las autoridades se han negado a permitir desfiles del “orgullo gay” en todo el país. Hasta la fecha, las encuestas habían mostrado un empeoramiento de las actitudes hacia las minorías sexuales, una actitud que coincidió con el regreso al Kremlin de Vladimir Putin, que auspició una serie de leyes contra la “promoción” de la homosexualidad.

Hacia más tolerancia

Dimitri Musolin, de la Alianza de Heteros y LGTB por la Igualdad LGBT de San Petersburgo, cree que el éxito es sólo parcial. “La actitud está cambiando, pero no hay una tendencia común. La postura de los medios de comunicación más liberales y de los jóvenes que viven en las grandes ciudades se está volviendo más favorable al colectivo LGBT, pero al mismo tiempo no está mejorando la postura de los medios de comunicación oficiales controlados por el Estado o la autoridad regional, ni la actitud del gobierno y la Iglesia”.

En todo caso “esta encuesta ha sido una buena sorpresa para nosotros”, añade Musolin. Ahora el 47% de los rusos está de acuerdo en que "los gays y las lesbianas deberían disfrutar de los mismos derechos que los demás ciudadanos”, según el sondeo publicado hace una semana, mientras que el 43% no estuvo de acuerdo.

'Tenemos una actitud muy equilibrada hacia los miembros de la comunidad', dijo el presidente Vladimir Putin.
'Tenemos una actitud muy equilibrada hacia los miembros de la comunidad', dijo el presidente Vladimir Putin. REUTERS/Shamil Zhumatov/File Photo

Levada realizó la encuesta entre 1.625 encuestados en 50 regiones rusas del 18 al 23 de abril. Aleksei Sergeyev, coordinador en la misma organización, cree que la mejora en la tolerancia que apuntan las encuestas se debe a varios factores.

Uno de ellos es que “se está reduciendo el impacto de la propaganda estatal sobre el tema de las personas LGBT, pues desde 2014 la atención de los canales federales se ha dirigido a Ucrania y otros ‘enemigos’ externos”.

También influye la “cultura de masas a nivel mundial y su influencia sobre la juventud es ahora más fuerte, los protagonistas en series y programas no sólo son heterosexuales, como pasó durante mucho tiempo, los cantantes cantan sobre un amor diferente” en un momento en el que por primera vez “hay una generación que recibe más información por internet que por televisión, y ya no tenemos un telón de acero”.

Los prejuicios perviven

A pesar de todo, los prejuicios perviven. Los rusos son más proclives a oponerse a tener un vecino LGBT que un vecino de otro grupo social, según una encuesta publicada por Levada en el mes de mayo.

El país, como tantos otros, tiene un pasado de rechazo a los gays: la homosexualidad fue descriminalizada en 1917 y en 1933 se convirtió de nuevo en delito hasta después de la caída de la URSS. La homofobia sigue enraizada no sólo entre las personas con menos formación.

Según un estudio de 2014 de Yuri Savenko y Alexei Perejov, un 62,5% de 450 psiquiatras entrevistados consideraban la homosexualidad como una enfermedad, a pesar de que desde 1999 ya no está en la lista de desórdenes mentales. “Creo que el conjunto de problemas no está cambiando: destacaría la violencia o la discriminación en el trabajo, especialmente para las personas trans”.

'Paren la caza a los homosexuales en Chechenia': manifestación en Moscú, mayo de 2017.
'Paren la caza a los homosexuales en Chechenia': manifestación en Moscú, mayo de 2017. Kirill KUDRYAVTSEV / AFP

Desde el lado gubernamental hay poco espacio para la autocrítica. El presidente ruso, Vladímir Putin, dijo la semana pasada que el cantante británico Elton John está “equivocado” respecto a los derechos del colectivo LGBT en Rusia, después de que el artista criticara al mandatario ruso por haber negado los problemas de esta comunidad en el país: “Tenemos una actitud muy equilibrada hacia los miembros de la comunidad”, dijo Putin. El artista calificó las palabras de éste de “hipócritas”, recordando además que la distribuidora rusa de Rocketman, película biográfica sobre Elton John, ha censurado varias escenas de sexo homosexual y consumo de drogas en el filme.

Pero los más afectados por el clima hostil a los gays son casi siempre los homosexuales anónimos. Durante la última década se han formado grupos, como Occupy Paedophilia, que buscan a jóvenes homosexuales por Internet, para atraerlos y luego maltratarlos. “La situación de los derechos LGBT en Rusia sigue siendo difícil, e incluso el hecho de que las autoridades sigan negando incluso la mera existencia de LGBT en Chechenia es una señal muy grave”, añade Svetlana Zajarova, de la red rusa LGTB.

“El trabajo de ONG orientadas al colectivo LGBT es casi imposible ahora y la libertad de expresión y de reunión está mucho más limitada para las personas LGBT que para cualquier otro grupo social”, concluye Dimitri Musolin.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.