Saltar al contenido principal

Limpian el Sena gracias a cañas de pescar con imán

Con este tipo de dispositivos se pesca con imán en el río Sena..
Con este tipo de dispositivos se pesca con imán en el río Sena.. AFP/ANP/Robin Utrecht

La pesca con imán es un hobby que han adoptado miles de franceses. Una práctica que no incluye cañas de pescar tradicionales sino más bien grandes imanes que se compran en internet o en tiendas especializadas. El objetivo de los pescadores es encontrar tesoros y a la vez descontaminar ecológicamente los ríos, como el Sena en París.

ANUNCIOS

Son las 8 de la mañana en París. Alexandre, un ingeniero de 21 años, bota un imán a orillas del Sena, al pie del Puente de las Artes. "No es tan pesado", dice el joven parisino, que sostiene su aparato, un disco gris de dos kilos, con una simple cuerda. Alexandre practica la pesca con imanes una vez por semana. 

Con los imanes, los pescadores pueden atrapar todos los objetos metálicos que se encuentran en el fondo del río. Ese día, Alexandre logra sacar una bicicleta pública del Sena que, juzgando por el modelo "debe llevar mucho tiempo ahí adentro". 

En la capital francesa, lo que más yace en el fondo el emblemático río son las bicicletas y los monopatines eléctricos. Tras extraerlos, se juntan en una esquina para que sean desechados o reciclados.

Sin embargo, lo que Alexandre busca ante todo es un tesoro. Se lleva en general a su casa una miscelánea de objetos insólitos, que luego decora y conserva preciadamente. 

Sin embargo, lo que Alexandre busca ante todo es un tesoro. Se lleva en general a su casa una miscelánea de objetos insólitos, que luego decora y conserva preciadamente. “Tengo por ejemplo un candado muy especial, bien conservado y sin oxidar, chapado en oro, con letras chinas detrás. También tengo un cofre con monedas de varios países, como Rusia, Ucrania y Argel”, cuenta el aficionado.

Más allá de los pequeños tesoros, la pesca con imán es una práctica más ecológica que está teniendo un cada vez más éxito en Francia. El gerente de la Casa de la Detección, una empresa que vente detectores de metales en París, ha vendido ya 4.000 cañas con imán en seis meses. “Descontaminar es un proceso largo y tedioso, pero con este sistema se limpia de manera lúdica porque no se sabe lo que se puede encontrar al fondo. Como cuando pesca”, explica, resaltando que puede ser un juego en familia también.

Los imanes más potentes pueden pegar hasta 800 kilos de metal. Para disfrutar de este hobby, hay que estar dispuesto a pagar el aparato entre 39 y 180 euros.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.