Saltar al contenido principal

Vincenzo Vecchi, el hombre que Italia reclama a Francia

Vincenzo Vecchi escoltado por la policía, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia.
Vincenzo Vecchi escoltado por la policía, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia. Sebastien SALOM-GOMIS / AFP

La justicia francesa está estudiando el caso de Vincenzo Vecchi, condenado en Italia por violencias en manifestaciones, y arrestado en Francia el pasado 8 de agosto tras años de ser un prófugo.

Anuncios

¿Quién es Vincenzo Vecchi?

Arrestado el 8 de agosto en un pueblo de la región de Bretaña, en el noroeste de Francia, Vincenzo Vecchi es un italiano de 46 años. Vivía solo y discretamente desde ocho años en Rochefort-en-Terre, bajo la amenaza de dos órdenes de arresto, haciendo trabajos diferentes como obras de construcción o reparaciones eléctricas en la vecindad.

Todos los habitantes lo conocían por sus actividades comunitarias sociales y culturales, por lo cual recibió desde el día de su detención un apoyo incondicional de los habitantes del pueblo.

Según una de las órdenes de arresto notificadas, Vecchi fue condenado a 11 años de cárcel en Italia tras los disturbios del G8 en Génova en 2001 por hechos de “destrucción por incendio”, “robo en reunión”, “transporte de objetos explosivos” y violencia contra policía.

La condena fue dictada sobre la base del código penal, llamado “Codice Rocco”, del nombre del ministro de Justicia durante el régimen de Benito Mussolini y vigente en Italia aunque ha sido objeto de varias reformas.

El comité de apoyo de Vincenzo Vecchi, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia.
El comité de apoyo de Vincenzo Vecchi, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia. Sebastien SALOM-GOMIS / AFP

Los acontecimientos de Genova en 2001

En 2001, el militante milanés viajó a Génova para participar en las manifestaciones contra el foro del G8. Los tres días de foro económico se convirtieron en una guerrilla urbana entre la policía, las fuerzas especiales y los manifestantes.

En total 18.000 hombres habían sido desplegados y se había creado una zona roja en el centro histórico para evitar que los manifestantes se acercaran a los jefes de Estados más poderosos del mundo, reunidos en la ciudad antigua.

Se vivió un baño de sangre con 600 heridos y un muerto. Carlo Giuliani de 23 años murió alcanzado por una bala de la policía en la cabeza. Su muerte fue archivada y la justicia italiana no ha establecido responsabilidades.

Ese mismo día, 300 militantes fueron detenidos en un recinto resguardado por la policía. Allí la represión fue violenta y catalogada de inhumana por las ONG. Amnistía Internacional declaró incluso que fue “la más grande violación a los derechos humanos y democráticos en un país occidental”.

Siete años después, 13 altos responsables de la policía fueron condenados por la justicia italiana a cuatro años de prisión, culpables de golpes y falsificación de pruebas. Una condena que nunca tuvieron que cumplir gracias a una ley de amnistía votada en 2006.

El proceso de Vincenzo Vecchi

Hoy Vincenzo Vecchi forma parte de los diez militantes condenados por violencia y degradación y espera en una prisión de la ciudad de Rennes para saber si será extraditado a Italia para cumplir su condena. Una medida que puede ser efectiva de un momento a otro.

Por el momento, según dijo a RFI Jean-Baptiste, líder del comité de apoyo de Vincenzo Vecchi, “se vive a diario la preocupación por no saber qué puede decidir la justicia francesa”.

La abogada de Vincenzo Vecchi, Catherine Glon, habla con uno de sus familiares, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia.
La abogada de Vincenzo Vecchi, Catherine Glon, habla con uno de sus familiares, el 14 de agosto de 2019 en Rennes, Francia. Sebastien SALOM-GOMIS / AFP

Sus abogadas han ganado una batalla al lograr una nueva audiencia el próximo 23 de agosto por vicio de procedimiento por parte de la justicia Italiana. Este recurso impediría una extradición inmediata a Italia y “permite ganar tiempo”.

Las dos órdenes de arresto vienen de Génova y de Milano y según la defensa, no dan informaciones suficientes sobre el proceso contra Vincenzo que se hizo en ausencia en Génova en 2012 y que lo condenó a 11 años de cárcel.

Un comité de apoyo espontáneo

Por el momento reina la incertidumbre y la emoción en el pueblo de Rochefort-en-Terre donde los habitantes “se reúnen cada día después de la jornada laboral para apoyar a su amigo italiano detenido”, según indicó Jean-Baptiste que teme por la salud de su amigo italiano.

Por el momento, todos los integrantes del comité están “activando sus contactos para encontrar un máximo de apoyo jurídico sobre todo, tanto en Francia como en Italia”, agregó Jean-Baptiste.

Jean-Pierre, otro amigo y apoyo de Vincenzo Vecchi, explicó con emoción que la única información que recibieron es una carta manuscrita del italiano después de la audiencia pública del pasado 14 de agosto. “Una carta que abrirán cuando estén todos reunidos”.

Según sus abogados, tras la próxima audiencia, la justicia italiana tendrá un plazo de 60 días para proporcionar la información requerida para determinar si Vincenzo es extraditable o no.

Por el momento, el italiano permanece detenido y tras haber pasado cinco días confinado ya obtuvo una celda en la cual espera poder recibir comunicaciones y visitas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.