Saltar al contenido principal

Avanza la extrema derecha en el este de Alemania: 'No será posible hacer política sin nosotros'

Andreas Kalbitz, candidato para la AfD en Brandeburgo.
Andreas Kalbitz, candidato para la AfD en Brandeburgo. REUTERS/Michele Tantussi

Las dos elecciones regionales de este 1 de septiembre en Alemania se caracterizaron por un aumento espectacular de la extrema derecha, la AfD, en los estados de Brandeburgo y Sajonia, aunque no le permitió ganar las elecciones.

Anuncios

Con nuestro corresponsal en Berlín, Sergio Correa.

Podría haber sido una catástrofe mayor y terminó siendo todavía una catástrofe, pero soportable. En las elecciones regionales en el este alemán, la Alternativa para Alemania (AfD), el partido de la extrema derecha, triplicó su votación en el estado de Sajonia y casi los duplicó en el estado de Brandeburgo, en comparación con los resultados que obtuvo en las últimas elecciones en 2014.

“No será posible hacer política sin nosotros”

La conclusión del candidato de la AfD en Brandeburgo, Andreas Kalbitz, es clara: “Me habría gustado, claro, que como la cereza de la torta, ganáramos estas elecciones, pero como muestran los resultados, la Alternativa ha llegado para quedarse; desde ahora en adelante no será posible hacer política sin nosotros”, afirmó.

En efecto, es la primera vez que la AfD obtiene una puntuación tan alta en una elección regional desde su creación hace seis años. Con alrededor del 28% de los votos en Sajonia, el partido de extrema derecha es aún más prominente en el panorama político del este de Alemania.

“Hay que saber que la AfD del este de Alemania defiende posiciones mucho más radicales que la AfD del oeste, y principalmente en estos dos estados, así como en Turingia, donde habrá elecciones a fines de octubre. La AfD en estos tres estados es dominada por un movimiento que es su ala de extrema derecha. Con tan buenas cifras, seguramente esta orientación radical se acentuará aún más en el seno del partido, a expensas de su presidente que representa más bien una orientación conservadora liberal”, comenta Hans Stark, de la Universidad Paris IV Sorbona.

“Nuestro objetivo era llegar primeros. No lo hemos conseguido. Pero estoy muy satisfecho con este resultado, dada la campaña mediática lanzada contra la AfD en la que participaron partidos, sindicatos e iglesias. Los sajones no se dejaron intimidar. Han depositado su confianza en nosotros. Saben que somos un partido que los defiende y nuestro resultado es una prueba de ello”, sentenció Jörg Urban, quien encabezaba la lista de la AfD en Sajonia.

CDU y SPD salvan los muebles

El aumento de la participación ha beneficiado a la AfD, pero la polarización de la campaña en torno a la extrema derecha ha beneficiado a los partidos gobernantes en la recta final, ya sea la CDU en Sajonia o el SPD en Brandeburgo. Retrocedan pero menos de lo esperado en las encuestas.

La AfD no logró pues establecerse como la fuerza número uno. La estrategia de rechazar cualquier diálogo y alianza con el partido de extrema derecha ha sido un éxito. Pero los Socialdemócratas y Democratacristianos estarán obligados a buscar nuevas alianzas, debido a la gran pérdida de escaños.

Para el politólogo Hans Stark, si bien los responsables de la CDU en Sajonia se mostraron bastante aliviados, están bajo presión: “Saben que va a ser complicado para ellos formar una coalición, y que les sigue de cerca la AfD, que está a tan sólo seis puntos detrás”.

El partido Die Linke, heredero de los comunistas de la desaparecida Alemania del Este y tradicional dique contra la extrema derecha en el este alemán, cayó a un 10% en ambos estados. Por el momento, una alianza con la AfD es tabú para todos los partidos alemanes, pero si sigue creciendo, podría volverse posible.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.