Saltar al contenido principal

Brexit: 'Todo el mundo está de acuerdo en que tiene que haber elecciones, pero la pregunta es cuándo'

El primer ministro británico Boris Johnson después de su discurso en la ONU, este 24 de septiembre de 2019 en Nueva York.
El primer ministro británico Boris Johnson después de su discurso en la ONU, este 24 de septiembre de 2019 en Nueva York. REUTERS/Eduardo Munoz

Este miércoles, el Parlamento británico vuelve al trabajo después de que la Corte Suprema sentenciara que su suspensión era ilegal. ¿Qué implica esta decisión?

Anuncios

Este martes, en su discurso en la tribuna de la ONU y tras enterarse de que la Corte Suprema había decretado nula su decisión de suspender al Parlamento, el primer ministro británico Boris Johnson se ilustró con un humor muy british, al referirse al Brexit como un proceso interminable parecido al tormento de la figura mitológica griega de Prometeo.

Los 11 magistrados que conforman la Corte Suprema fueron unánimes al declarar “ilegal, nula y sin efectos” la decisión de Boris Johnson de suspender el Parlamento durante cinco semanas. Como consecuencia, los diputados volvieron a sus puestos de trabajo este miércoles.

Intervención de la justicia

“La decisión de la Corte Suprema tiene una fuerza enorme porque es unánime, lo cual cambia mucho las cosas, porque entre los 11 jueces figuran todas las tendencias políticas: derecha, izquierda, centro”, explica Philippe Sands, profesor de Derecho en la Universidad de Londres.

El fallo no sólo significa una derrota para Johnson, sino también una intervención sin precedentes en el Reino Unido de la justicia en política. Pero según Sands, los jueces hicieron su trabajo: “En materia de derecho, tienen el poder de tomar una decisión respecto a una medida adoptada por el Gobierno sobre si el Parlamento podía o no continuar a reunirse. Han aplicado solamente principios jurídicos, no políticos”.

Elecciones en la mira

La estrategia de la oposición sigue siendo la misma, estima Keith Dixon, profesor honorario de Civilización Británica en la Universidad Lumière Lyon 2: “El objetivo es impedir la salida del Reino Unido sin acuerdo, y asegurarse de que una vez esto logrado, haya elecciones legislativas. Todo el mundo está de acuerdo en que tiene que haber elecciones, pero la pregunta es cuándo”.

Johnson, a pesar de los múltiples reveses sufridos, sigue encabezando las encuestas. Está 12 puntos por delante de los laboristas. Por ello, “quiere hacer las elecciones lo más rápido posible, mientras la oposición desea que el ‘no deal’ sea definitivamente descartado antes de consultar al pueblo”.

Pero parece poco probable que los nuevos debates permitan alcanzar un consenso: “Hasta ahora, atravesamos un largo periodo de incertidumbre política, y pienso que así va a seguir”, prosigue Dixon.

En cuanto a la reina, “constitucionalmente no puede intervenir, pero como no hay Constitución escrita, quizás la eluda. Fue arrastrada en este asunto, pienso que está un poco molesta con Johnson, también la afectó la decisión del Tribunal Supremo”, concluye el especialista.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.