Saltar al contenido principal
Francia-Rusia

En busca del general por el que Napoleón lloró en Rusia

La tumba del general Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière se ha estado buscando durante muchos años.
La tumba del general Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière se ha estado buscando durante muchos años. Pierre Malinowski/Deniwmaximov.com

Un misterio de más de 200 años puede estar a punto de resolverse en Rusia. Un grupo de arqueólogos ha encontrado cerca de la ciudad rusa de Smolensk unos restos que podrían pertenecer a Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière, uno de los generales más cercanos a Napoleón.

Anuncios

Por Xavier Colás, nuestro corresponsal en Moscú.

Smolensk, una histórica ciudad fortaleza de 12.600 habitantes, se interponía en la principal ruta de invasión hacia Moscú. Napoleón asumió que los rusos lucharían fuera de la ciudad para salvaguardar la Catedral de la Asunción, que albergaba uno de los iconos más venerados de la Iglesia Ortodoxa: el de Nuestra Señora de Smolensk.

Durante la campaña rusa de 1812, Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière participó en la batalla de Smolensk. En la batalla de Valutina Gora aquel 19 de agosto se unió al mariscal jefe Michel Ney. Uno de los primeros disparos desde las filas rusas le destrozó las piernas. Fue evacuado cerca de la frontera actual con Bielorrusia pero murió a los pocos días. Las tropas rusas estaban situadas sobre un terreno pantanoso protegido por un pequeño arroyo. Los soldados franceses atacaron con decisión, poniendo a las posiciones rusas a enormes dificultades. Los franceses perdieron unos 8.000 hombres; y los rusos, 5.000.

El lugar del enterramiento, donde también se ha encontrado un cajón que habría servido de ataúd, fue una antigua fortaleza militar y en la época soviética allí se construyó una pista de baile.

El general Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière, por Henri Félix Emmanuel Philippoteaux.
El general Charles-Étienne Gudin de la Sablonnière, por Henri Félix Emmanuel Philippoteaux. WikimediaCommons

Excavaciones insistentes

La tumba del general se ha estado buscando durante muchos años. Sólo se conocía el lugar de enterramiento aproximado. Según se cree, fue enterrado en el centro de la ciudad, pero separado de otros militares muertos en combate. Los franceses se llevaron su corazón, que reposa en una capilla del cementerio de Père-Lachaise de París.

Los arqueólogos del proyecto internacional de la Fundación para el Desarrollo de Iniciativas Históricas Ruso-Francesas hicieron en mayo varias excavaciones en un lugar histórico del centro de Smolensk conocido como Bastión Sheinov. No hubo resultado. Pero la búsqueda en junio en otro lugar, el Bastión Real del Parque Central de la Cultura Jardín Lopatinski, sí fue fructífera. A la espera de lo que revelen futuros estudios de ADN, los científicos creen que se trata de los restos del general Gudin, uno de los hombres más próximos al emperador.

"Napoleón lloró con su muerte", afirma Pierre Malinowski, que lidera la Fundación para el Desarrollo de Iniciativas Históricas Ruso-Francesas. Dice que recurrió a la intuición para hallar los restos: “Pensé donde lo habría puesto Napoleón”.

Ahora hay que saber si los restos son del famoso general. “Tenía una importancia muy relevante dentro del ejército de Napoleón, era de esos pocos que le trataban de tú”, recuerda Malinowski, que es uno de los impulsores de estas excavaciones que propiciaron el prometedor hallazgo. De momento las pistas antropológicas coinciden: se trata de la edad, el tamaño, pero especialmente de la ausencia de la pierna izquierda. El general Gudin había sido amputado antes de morir de gangrena.

La búsqueda en junio en el Bastión Real del Parque Central de la Cultura Jardín Lopatinski, en Smolensk, fue fructífera.
La búsqueda en junio en el Bastión Real del Parque Central de la Cultura Jardín Lopatinski, en Smolensk, fue fructífera. Pierre Malinowski/Deniwmaximov.com

A la espera del ADN

Los resultados de la prueba de ADN se conocerán en una semana. Los descendientes del general siempre pensaron que la tumba había sido destruida durante la invasión nazi en 1941. Su apellido está grabado en el Arco del Triunfo, honor reservado sólo a los grandes hombres de armas de Francia.

“Logramos encontrar los restos con alta probabilidad de poder decir que pertenecen al general Gudin de la Sablonnière", declaró a la agencia Sputnik la vicepresidenta del Fondo de Desarrollo de Iniciativas Históricas Ruso-Francesas, María Katasonova.

Según dejó dicho Napoleón, Gudin "habría recibido el bastón de mariscal mucho tiempo antes si fuera posible entregar estos bastones a todos los que lo merecían". Malinowski cree que el hallazgo puede servir para aproximar a Francia y Rusia después de años de desencuentros de Moscú con Occidente, sobre todo tras la anexión ilegal de Crimea en 2014.

Malinowski es una figura controvertida que ha estado ligada al ex líder del ultraderechista Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, para quien trabajó como asesor. Ahora está empeñado en culminar el hallazgo y enterramiento de Gudin y que sirva como herramienta para acercar a Rusia y Francia. El presidente ruso, Vladimir Putin, está muy interesado en el proyecto, dice Malinowski.

En agosto los restos fueron transferidos a Francia para realizar peritajes genéticos en los que podían participar especialistas rusos. Malinowski asegura que llevó él mismo lo que quedaba de las piernas y varios dientes (el resto está en Moscú). Ahora se están haciendo análisis adicionales en Marsella: se trata de comparar el ADN extraído del cuerpo con el del hermano del general. El misterio se resolverá pronto.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.