Saltar al contenido principal
Brexit

Boris Johnson no se da por vencido a pesar de los obstáculos

Boris Johnson cree ahora que ha convencido a suficientes diputados para que voten su texto hasta que se haya aprobado toda la legislación para aplicarlo.
Boris Johnson cree ahora que ha convencido a suficientes diputados para que voten su texto hasta que se haya aprobado toda la legislación para aplicarlo. Niklas HALLE'N / AFP

Después del psicodrama del 19 de octubre y la adopción de una enmienda sorpresa que posponía la votación crucial sobre el acuerdo de Brexit de Boris Johnson, el gobierno no se da por vencido. El primer ministro aseguró este domingo que el Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE) el 31 de octubre como previsto, a pesar de la solicitud de prórroga que tuvo que enviar a Bruselas bajo coacción.

Anuncios

Con Muriel Delcroix, corresponsal de RFI en Londres.

Después de un breve cese al fuego, la guerra de trincheras se reanuda esta semana entre Downing Street y los diputados británicos. El Gobierno está decidido a volver a someter a votación el acuerdo de Brexit este 21 de octubre, sin embargo, esto depende de la buena voluntad del presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow.

Normalmente, una moción no puede someterse a votación dos veces en la misma sesión parlamentaria. Esta situación ya había ocurrido en marzo bajo el gobierno de Theresa May para el primer acuerdo de Brexit, y John Bercow había puesto su veto. Tendrá que decidirse este lunes a principios de la tarde.

¿Un segundo referéndum?

En todo caso, Boris Johnson cree ahora que ha convencido a suficientes diputados para que voten su texto hasta que se haya aprobado toda la legislación para aplicarlo.

Por su parte, los representantes de la oposición juntan armas para presentar una serie de enmiendas a esta ley de salida. Algunos consideran la idea de un segundo referéndum de confirmación. A otros les gustaría enmendar el texto para hacerlo más flexible y evitar un Brexit demasiado duro. Un tercer grupo intenta retrasar o incluso descarrilar completamente el proceso antes del 31 de octubre.

En Escocia, el más alto tribunal de justicia también debe considerar una denuncia contra el premier británico, por haber enviado no una sino varias cartas contradictorias a Bruselas: la primera, sin firmar, pide una prórroga de tres meses, la segunda, rubricada por Johnson, dice que no quiere ese aplazamiento, y la tercera, del embajador británico ante la UE Tim Barrow, precisa que la prórroga sólo se pidió para ajustarse a la ley. Johnson podría ser condenado por ultraje al Parlamento o ultraje a la justicia, y se enfrenta a una sentencia de prisión.

Bruselas está pendiente de lo que ocurra hoy en el Parlamento británico. La UE quiere seguir adelante con la tramitación del acuerdo, y no habla de momento de extensión con la esperanza de que se pueda aprobar antes del 31 en Londres. Hoy el Parlamento Europeo debería decidir votar el acuerdo este jueves, enviando una señal de que, por parte europea, no hay problema para ratificar el acuerdo.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.