Saltar al contenido principal
Vaticano

Curas casados y mujeres diáconos para la Amazonía, piden obispos

El Papa Francisco dirige una Misa para cerrar un sínodo de tres semanas de obispos amazónicos en el Vaticano, el 27 de octubre de 2019.
El Papa Francisco dirige una Misa para cerrar un sínodo de tres semanas de obispos amazónicos en el Vaticano, el 27 de octubre de 2019. REUTERS/Remo Casilli

Los 184  bispos reunidos para el Sínodo sobre la Amazonia propusieron que los hombres casados puedan ser ordenados sacerdotes en la región amazónica. En el documento adoptado los obispos piden también que la Iglesia católica pueda contar con mujeres diáconos y que se introduzca como pecado la devastación de la naturaleza.

Anuncios

Los 184 obispos reunidos en el Vaticano para el sínodo sobre la Amazonía aprobaron este sábado un documento que pide la introducción del "pecado ecológico", así como la posibilidad de ordenar curas casados y contar con mujeres diáconos, temas tabú para los católicos conservadores.

Los "padres sinodales", entre obispos y cardenales, la mayoría latinoamericanos, en representación de la iglesia católica de los nueve países de la cuenca amazónica, votaron el documento final con 120 puntos, incluidos algunos que van a generar mucha controversia.

Cada punto fue sometido a voto y aprobado por amplia mayoría.

Devastar la naturaleza es pecar

Después de tres semanas de reuniones a puerta cerrada en el Vaticano, en las que se ha hablado de los grandes males de la Amazonía, los obispos consideran que ha llegado el momento de defender el "corazón biológico" de la Tierra, esa inmensa región amenazada por incendios, devastación y miseria.

Además de un "rito amazónico" para las comunidades del Amazonas, con más de 400 pueblos indígenas, han propuesto la introducción del "pecado ecológico", así como impulsar la creación de un "fondo mundial" para "reparar la deuda ecológica" con la selva.

"Proponemos definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra el prójimo, la comunidad y el ambiente. Es un pecado contra las futuras generaciones y se manifiesta en actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del ambiente", reza el punto 82 del documento.

"Los pecados ecológicos son algo nuevo para la Iglesia. Debemos comenzar a confesarlos", instó la víspera monseñor Pedro Brito Guimaraes, arzobispo de Palmas (Brasil) ante los religiosos.

Durante casi un mes los obispos escucharon el testimonio de indígenas, expertos, misioneros y monjas, quienes denunciaron la devastación de la selva, reconocieron su preocupación por la contaminación del agua con mercurio y por la violencia contra las mujeres indígenas.

El fondo mundial deberá promover un desarrollo integral y autosostenible y "también proteger a las comunidades del ansia depredadora", reconocen.

Al término de la votación, el papa argentino reconoció la importancia que tiene hoy en día la "conciencia ecológica" y mencionó la batalla de la joven sueca Greta Thunberg y de tantos jóvenes que se manifiestan contra el cambio climático.

El papa anunció también que espera elaborar una exhortación apostólica sobre la Amazonía antes de fin de año.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.