Saltar al contenido principal
Alemania

El control del partido de extrema derecha AfD podría pasar al ala radical

Les codirigentes del partido de extrema derecha AfD Alexander Gauland y Joerg Meuthen (primer plano).
Les codirigentes del partido de extrema derecha AfD Alexander Gauland y Joerg Meuthen (primer plano). REUTERS/Fabian Bimmer

El partido alemán de extrema derecha AfD elige a sus nuevos líderes, con un ala radical cada vez más influyente. El favorito para dirigir el partido es Tino Chrupalla, un pintor de obra de 44 años, diputado de una circunscripción de Sajonia donde la extrema derecha logra sus mejores resultados.

Anuncios

El resultado de la votación, que se decide en un congreso de dos días en Brunswick, servirá de termómetro sobre el futuro del partido, tentado cada vez más por la radicalización.

El partido se caracteriza por una ideología contraria a los refugiados, a los inmigrantes y al islam, y por un rechazo virulento de la canciller Angela Merkel y de las élites. También por su escepticismo con relación al cambio climático.

La AfD, tercera fuerza política en el Bundestag, detrás de la CDU y el SPD, con unos 90 diputados, está estancada sin embargo a nivel nacional con entre el 13 y el 15% de las intenciones de voto.

Oficialmente el patriarca Alexander Gauland, de 78 años, quien también es codirigente del grupo parlamentario, no tiene la intención de volver a presentarse. Pero no lo descarta y lo supedita a la evolución de los acontecimientos en este "partido anárquico", según sus propias palabras, y acostumbrado a los golpes palaciegos.

Según la prensa, durante una reunión de crisis a principios de esta semana, las principales figuras de la AfD se pusieron de acuerdo sobre el nombre de un sucesor: Tino Chrupalla.

Desconocido para el público en general, este exmilitante del movimiento juvenil de la CDU de la canciller Angela Merkel, cuenta con el beneplácito de los "moderados" y de la franja más radical, "el Ala", encabezada por el jefe de filas de la AfD en Turingia, Björn Höcke.

El apoyo de "El Ala" ("Der Flügel") es indispensable desde los éxitos electorales que obtuvo en tres regiones de la antigua RDA.

En Brandeburgo, Sajonia y Turingia, la AfD ganó más del 20% de los votos y se convirtió en la segunda fuerza política.

"El Ala" quiere imponer una radicalización, poniendo en entredicho la cultura del arrepentimiento por los crímenes nazis, base de la identidad alemana de la posguerra. Está en pleno auge en la antigua RDA comunista, donde el pasado y los vínculos de algunos candidatos con el movimiento neonazi no han espantado a los votantes.

Tino Chrupalla, con quien Steve Bannon, el exestratega de Donald Trump, se reunió en mayo en Berlín, repitió que aunque él no pertenece a "El Ala", esta corriente es "parte integrante" de la AFD.

Otros aspirantes podrían aguarles la fiesta, especialmente el diputado berlinés Gottfried Curio, un físico de 59 años conocido por sus diatribas antimigrantes y muy popular entre los activistas.

También podría irrumpir Wolfgang Gedeon, quien sin embargo es objeto de un procedimiento de exclusión por haber hecho comentarios antisemitas.

Coincidiendo con el congreso de 600 delegados, un colectivo de asociaciones de izquierda y sindicatos ha convocado manifestaciones a las que espera que asistan 12.000 personas.

El viernes por la noche, unas 1.000 personas, todas vestidas de negro, desfilaron por el centro de la ciudad para protestar contra el congreso de la AfD, en respuesta a una convocatoria de un grupo antifascista, constató la AFP.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.