Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Cuatro ciudades de Europa central y del Este se unen contra el populismo

Audio 02:43
El alcalde de Praga, Zdenek Hrib, el nuevo edil de Budapest, Gergely Karacsony, el alcalde de Bratislava, Matus Vallo, y el edil de Varsovia, Rafal Trzaskowski, firmaron este "pacto de las ciudades libres" para pesar frente a los populistas.
El alcalde de Praga, Zdenek Hrib, el nuevo edil de Budapest, Gergely Karacsony, el alcalde de Bratislava, Matus Vallo, y el edil de Varsovia, Rafal Trzaskowski, firmaron este "pacto de las ciudades libres" para pesar frente a los populistas. REUTERS/Tamas Kaszas

Se oponen a gobiernos populistas y eurófobos en sus respectivos países de Europa central. Los alcaldes progresistas de Budapest, Varsovia, Praga y Bratislava sellaron esta semana un "pacto de las ciudades libres" para estrechar sus lazos, acercarse a la Unión Europea, y pesar frente a gobiernos nacionalistas como los de Viktor Orban en Hungría, o del partido Derecho y Justicia (PiS) en Polonia.

Anuncios

"Esta iniciativa no es contra nadie", asegura el alcalde de Praga, Zdenek Hric, en entrevista con RFI desde Budapest, donde se firmó este "pacto de las ciudades libres". Sin embargo el acuerdo entre Budapest, Praga, Varsovia y Bratislava pretende reafirmar valores y políticas públicas contrarias a las tendencias nacionalistas y eurófobas de los gobiernos nacionales en sus respectivos países. Un frente contra el llamado 'Grupo de Visegrado' liderado por el nacionalista húngaro Viktor Orban.

"Queremos cooperar y compartir soluciones para enfrentar los desafíos inminentes de esta época, como la crisis de viviendas, el cambio climático, las desigualdades crecientes o el envejecimiento de la población", afirma Zdenek Hric, el edil de Praga. "Juntos somos más fuertes, tenemos más recursos y mucho más conocimientos. Y hay que hacerlo también para prevenir una nueva ola de populismo que daría respuestas simples y erróneas a estos problemas complejos", destaca.

Alcaldes opositores

El acuerdo entre las cuatro ciudades de Europa central y del Este se firmó en Budapest, la capital húngara, donde el nuevo alcalde de centro-izquierda, Gergely Karacsony, logró en octubre una sorpresiva victoria frente al candidato oficialista. Karacsony es desde su elección un opositor de primera línea al primer ministro nacionalista húngaro Viktor Orban.

El alcalde de Varsovia, el centrista Rafal Trzaskowski, también es una figura de la oposición, en este caso en Polonia. El edil de Praga, Zdenek Hrib, afiliado al Partido Pirata es crítico con el poder del primer ministro y hombre de negocios checo Andrej Babis. Y el cuarto integrante de este "pacto de las ciudades libres" es Matus Vallo, alcalde de Bratislava, hijo de la militancia local en una Eslovaquia gobernada por la izquierda populista.

Fondos directos de la UE

Budapest, Praga, Varsovia y Bratislava también unen sus fuerzas para presionar en favor de la financiación directa de las regiones urbanas por parte de la Unión europea. Una forma de luchar contra los conflictos de intereses que existen en varios de sus países, según el alcalde checo. "En República Checa por ejemplo, el primer ministro Andrej Babis fundó una empresa que hoy gestiona gran parte de las subvenciones europeas", denuncia Hric. "Y pasa lo mismo con la familia de Orban en Hungría", señala.

"En este momento, se está negociando el presupuesto 2021-2027 de la UE, por lo que se podría plantear una posibilidad", considera el especialista en Europa Central y del Este, Michal Natorski. Pero habrá que ver qué resistencia van a oponer los gobiernos centrales - son ellos quienes negocian los presupuestos con la UE - a este intento de descentralización directa que "de facto va a reforzar su oposición doméstica", relativiza el profesor de la Universidad de Maastricht.

Valores democráticos

Con este pacto, las cuatro capitales también declaran que comparten "una serie de valores, como la democracia, la libertad y el estado de derecho, que no se deberían dar por sentado", añade el alcalde de Praga, Zdenek Hric, del Partido Pirata.

Para el experto Michal Natorski, esta alianza simbólica envía un mensaje político. "Quiere contrarrestar la idea de que, en los países del grupo de Visegrado, toda la ciudadanía está en contra de la Unión Europea, y mostrar que hay grupos sociales que están en contra de la agenda promovida por los gobiernos nacionales a nivel doméstico y europeo", precisa.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.