Saltar al contenido principal
Cocina

Cocinar durante el confinamiento con los medios de a bordo

Andreína Mujica muestra orgullosa sus 'perros calientes' caraqueños. París, marzo en confinamiento, 2020.
Andreína Mujica muestra orgullosa sus 'perros calientes' caraqueños. París, marzo en confinamiento, 2020. © AndreínaMujica

Cada uno vive el confinamiento a su manera. Pero hay cosas más difíciles que otras. Para quien firma este artículo, lo peor, aunque parezca vano y hasta esnob, incluso ridículo, es cocinar. Me encanta comer bien, pero cocinar no es lo mío. En fin, al lado de lo que padecen otros, es solo un pequeño inconveniente que he logrado sortear y aliviar con la colaboración de otros confinados. Espero que sea útil.

Anuncios

-Sopa de cola de toro-

Me encanta este plato taurino, así que hace meses compré un paquete de cola de toro al vacío y lo congelé, en espera de tener valor para cocinarlo. Pero la vida es así, me agarró en confinamiento y sin otro tipo de proteína animal. Le puse manos a la obra. 

Me quedaban:

-2 ajos

-Unas papas, unos puerros y unas zanahorias.

Freí los ajos picaditos en una olla, luego anadí el paquete de pedazos de cola de rabo (sin el plástico, por supuesto), le puse bastante agua, sal y pimienta. Le bajé el fuego y lo dejé cocinar por unos 45 minutos.

Entretanto, limpié los puerros, pelé las papas y las zanahorias y las corté.

Cuando constaté que el rabo estaba tierno, o mejor dicho, la carne del rabo, eché las legumbres y esperé a que se ablandaran.

El resultado quedó muy bueno y me alcanzó como para seis buenas porciones.

Lo mismo, creo, se puede hacer con cualquier proteína animal.

¡Buen provecho!

Mi sopa de cola de toro. Se ve un poco pálido el caldo, pero quedó rico. ¡Olé!
Mi sopa de cola de toro. Se ve un poco pálido el caldo, pero quedó rico. ¡Olé! © SilviaCeli/RFI

-Art Hot Dog-

Andreína Mujica, confinada en Montreuil, en el noreste de París, nos cuenta su historia:

“En el 2016 terminé con éxito un taller de Fotografía de Autor en la Escuela de Arles. Seguí en la fotografía con proyectos, muestras, intercambios colectivos, pero quería tener un negocio propio, algo mío que a la vez diera trabajo a otros y revelara un poco de la idiosincrasia del venezolano”.

“Hay que trabajar los sueños y en la Escuela de Arles te invitan a seguirlos, trabajarlos hasta lograr el cometido. Pensé en una galería ambulante para promocionar artistas, pero de pronto surgió el Street Art como tema y qué mejor que un carrito de Hot Dog".

“En Venezuela el perro caliente callejero es un culto. Todos crecimos con ese sabor y la mayor alegría, al salir de un cine, era cuando nos llevaban a comer uno, o dos.  Ya mayorcitos, después de las clases en la universidad o luego de un partido de beisbol. Hot Dog, después de una fiesta, o como plato en una merienda infantil o en una despedida de soltera en la que alguien los preparaba en un carrito de hot dog, alquilado para la ocasión".

"Unos años más tarde, la Escuela de Cocina de Thierry Marx, en Clichy, me daría una nueva oportunidad: ¡estudiar cocina francesa! Así que, junto a Positive Planet (incubadora de empleos) estuve un año trabajando el concepto, apoyándome en diseñadores gráficos amigos, publicistas, creando un equipo. Así me convertí en auto-emprendedora y la ciudad de París me cedió un kiosco de comida, sábados y domingos, durante cuatro meses".

"El sábado 14 de marzo me estrené con una colega arquitecta, Hillys Penso, y unas galletas de buena suerte hechas por la chef Isabella Losada. Fue un día maravilloso, con mucho sol y buena temperatura. Se terminó el stock muy rápido así que fuimos a prepararnos  para el día siguiente". "Cerramos el día siguiente, pero estamos listas para la reapertura, cuando termine el encierro!

Y…ese perro ira CON TODO, como decimos en Venezuela!

Receta del perro caliente caraqueño de “Art Hot Dog”

Ingredientes :

-Salchicha de cerdo o de vaca

-Pan para perros calientes o cualquiera que tenga a mano.

-Repollo, zanahoria y cebolla

-Queso rallado (preferiblemente blanco)

-Chips

-Picante  (opcional)

Preparación:

Tener cada ingrediente preparado uno al lado del otro para el montaje. Picar en pequeños cuadraditos el repollo, la zanahoria y la cebolla. Los porcentajes son importantes: 70 % repollo, 20 % zanahoria, 10% cebolla.

"El Caraqueño" viene bien dotado de una salchicha de Frankfurt.

El pan lo calentamos en baño de vapor, a menos que sea de tipo francés (baguette). La salchicha se cocina en agua caliente con hierbas aromáticas. Se abre el pan o se dobla, si es pan cuadrado tipo americano. Se baña el fondo del pan con una línea de cada salsa. Luego un toque de queso para asentar las salsas y un toque de la ensaladilla cruda de repollo.

Llega el momento estelar : depositar la salchicha.

Ahora toca zigzagear las salsas sobre el elemento estrella, paso seguido chips que se adhieren a la salsa y un empolvado de queso. Ya en la base tiene esa deliciosa combinación.

*Astucia : el sabor de los elementos se asegura en la base del pan, pero la decoración es fundamental, por ello el polvoreado del queso sobre las papitas.

Perros clientes caraqueños de Andreína Mujica.
Perros clientes caraqueños de Andreína Mujica. © AndreínaMujica

-Importado de Londres-

Dado que en su país aún se tomaban el coronavirus a la ligera, Nathan, que ya tenía billete de avión Londres-París-Caracas, se quedó confinado en la capital francesa. En la casa de los amigos que lo alojan se reveló como un chef que improvisa y le saca partido a cualquier resto de comida.

Almuerzo improvisado con restos:

Fritata, berenjenas rebozadas, ensalada. Salsa de tomate especial.

Fritata: se usan restos de pasta, mezclados con la salsa de tomate y huevo. Se cocina como una tortilla.

Berenjenas rebozadas: se hace una mezcla con huevo, harina, sal y pimienta, se mojan los pedazos de berenjena y luego se fríen.

Salsa especial: tomates pelados, cebolla picada menuda, anchoas y pasta de aceitunas. Se mezclan los ingredientes y se cocinan a fuego lento por dos horas.

Ensalada: cualquier ensalada verde que quede en la nevera con restos de queso, pepino y si hay, se le añade algo de mostaza a la vinagreta.

Fritata, berenjenas rebozadas y ensalada con vinagreta especial. Cocina improvisada del Nathan. París, marzo de confinamiento, 2020.
Fritata, berenjenas rebozadas y ensalada con vinagreta especial. Cocina improvisada del Nathan. París, marzo de confinamiento, 2020. © ElizabethAoun

-Volcán de chocolate de Isabella-

Isabella Losada es una chef venezolana que vive y trabaja en París. Después de haber trabajado con grandes cocineros franceses y con un conocido japonés, Isabella abrió el restaurant Intuition, que tuvo mucho éxito, en el distrito 11 de París. 

Intuition cerró porque esta dinámica chef tiene otro proyecto que debería ver la luz a finales de este año o a principios del 2021. Entretanto, coronavirus obliga, Isabella está en su casa al mando de su cocina personal.

“Hace unos días una amiga me escribió desde el confinamiento parisino para pedirme una receta, no muy complicada, para una torta que no necesitara horno. Al mismo tiempo Silvia Celi, de RFI, me pedía una receta 'simple simple simple' para proponer a sus lectores confinados. Esta receta requiere de un horno pero no necesita ningún tipo de material sofisticado, ni de ingrediente exótico y da la flexibilidad de hornearla en un horno convencional o en el microondas", cuenta. "Eso sí, es una pura delicia achocolatada". 

-Volcán de chocolate, espresso y canela- 

Ingredientes para dos volcanes confinados:

100 gramos de mantequilla

130 gramos de chocolate negro

50 gramos de azúcar

2 huevos

2 cucharadas soperas de harina de trigo

1 cucharadita de café molido fino (o más según el gusto)

½ cucharadita de canela molida (o más según el gusto)

1 pizca de flor de sal 

Preparación:

Trocea el chocolate y colócalo junto a la mantequilla en un bol. Llévalo al microondas durante treinta segundos. Verifica y ve agregando segundos hasta que esté todo fundido. Mezcla bien y reserva a un lado.

En otro bol mezcla los huevos con el azúcar.

Y en un tercer bol mezcla: harina, café, canela y sal.

Agrega los huevos con el azúcar al chocolate fundido y mezcla. Luego añade la mezcla de harina y remueve con unas varillas.

Ya está listo. Distribuye en dos tazas bonitas o en pequeños recipientes de soufflé.

Ahora tienes tres posibilidades: guardas tus tacitas crudas en la nevera tapadas con un plástico hasta que las quieras servir o las horneas en el microondas (una por una) durante un minuto y medio a potencia 800w o en un horno convencional a 200°C durante 8 o 10 minutos.

Sirve enseguida. Puedes acompañar con un helado de vainilla.

Si desean otras recetas pueden seguir a Isabella por Instagram:

@isadearmas.cuisiniere

El volcán de chocolate de la chef Isabela Losada.
El volcán de chocolate de la chef Isabela Losada. © IsabelaLosada

-Pan casero-

Henry Figueroa Brett es un periodista venezolano, veterano. Obligado a vivir en el exterior, actualmente vive en Estados Unidos en donde continúa publicando su noticiero "La Lista", por WhatsApp, que reactualiza varias veces al día.

Pero Henry tiene una pasión, la cocina, y sobre todo el pan en todas sus variantes.

"Un día decidí hacer pan y miré a todos los panaderos de YouTube. Nadie se pone de acuerdo para hacer pan, sobre todo los que enseñan porque usan gramos, pesan el agua, ellos presumen de que si voy a hacer pan debo tener una balanza “gramera”, es decir una que pese los gramos".

"Después de ver mucho y estudiar a muchos panaderos en YouTube...y de hacer panes incomibles, traduje los gramos en tazas y cucharadas, aprendí de los viejos panaderos, pero sobre todo de los más jóvenes y atrevidos, llegué a una fórmula que les enseñaré a continuación".

El Pan de las 2 tazas de harina

2 tazas de harina

2 cucharadas de azúcar

una cucharadita de sal

un shot de aceite o mantequilla

un huevo

una pizca de esencia de vainilla

Una cucharada de levadura

¿Cómo se hace?

Usted pone todo en un tazón, menos la levadura seca o granulada

Vierte en un vaso aparte la cucharada de levadura seca, le agrega una cucharada de azúcar y una cucharada de harina, y agrega agua, si tiene leche mucho mejor, preferiblemente tibia, pero puede usted hacerlo con agua común y corriente, revuelve hasta que se disuelva bien el azúcar, harina y levadura.

Se espera unos 15 minutos más o menos, espera a que esta mezcla empiece a hacer burbujas, es señal de que la levadura despertó (es un ser vivo), eso lo llaman activar la levadura, si esto no pasa, no sirve la levadura y hay que desecharla.

Vierta el contenido del vaso con agua, levadura activa y azúcar en el tazón.

No se embarre las manos, use un palito de la cuchara de palo que usted tiene en la cocina y revuelva todo el contenido, haga una masa más o menos uniforme, cuando ya no pueda más con el palito, esparza un poquito de harina sobre la mesa y amase por un ratito, si está muy pegajosa la masa, échele un pelo de harina. Los panaderos dicen que no porque y que se pone dura la masa, eso no es totalmente cierto.

No amase mas de la cuenta, solo hasta que la masa esté más o menos uniforme, haga una bola y devuélvala al tazón, póngale antes un poco de harina para que no se pegue la masa.

Déjela LEVAR o fermentar por una hora aproximadamente. La masa debería haber doblado su tamaño.

Haga los panes (salen dos panes largos), estire la masa como si fuera a hacer piza y luego enrolle la masa y haga dos panes alargados,

Déjelos reposar por otra hora y estarán listo para el horno. Un truco que no falla, cada horno es diferente y calienta diferente, los panes están cuando huelen, eso es todo, si están muy blancos, préndale el “grill” de arriba por 3 a 5 minutos, o si no tiene grill, voltéelos, por 2 o 3 minutos.

Nunca coma un pan caliente, él aún se está cocinando y puede dar la sensación de que está crudo, así que déjelo reposar hasta que esté frio.

Pan casero del periodista Henry Figueroa Brett.
Pan casero del periodista Henry Figueroa Brett. © HFB

Y con ese pan, Henry prepara unas hamburguesas muy ricas.

¡Bueno provecho a todos!

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.