Saltar al contenido principal
Francia/Taiwán

Thales debe devolver a Taiwán millonarias comisiones

El ministro adjunto de Defensa de Taiwán en una rueda de prensa, 4 de mayo de 2010.
El ministro adjunto de Defensa de Taiwán en una rueda de prensa, 4 de mayo de 2010. ©AFP/Sam Yeh

Un tribual arbitral condenó a la firma francesa Thales (ex Thompson-CSF) a reembolsar 630 millones de euros para restituir las comisiones ilegales en la venta de unas fragatas a ese país asiático en 1991. Los contribuyentes franceses tendrán que pagar parte de la factura porque la mayor parte del contrato correspondía al Estado francés.

Anuncios

La sentencia contra Thales es el epílogo de un largo proceso con la venta de seis fragatas a la marina taiwanesas y que, de ser llevado a la televisión en versión telenovela, reventaría los índices de audiencia. Poder, política, amor y sexo. Todos los ingredientes del éxito figuran. Pero la condena no obedece a ningún guión televisivo sino a la ley.

Uno de los artículos del contrato de la venta de las fragatas prohibía explícitamente remunerar a intermediarios, bajo pena de restitución a Taiwán de los fondos pagados. Una investigación llevada a cabo por un magistrado suizo demostró que Thompson-CSF (que se convirtió más tarde en Thales) pagó importantes sumas a varios intermediarios, entre ellos Andrew Wang, el más importante, encargado de escoger los navíos franceses.

A raíz de esta investigación, la justicia suiza bloqueó 520 millones de dólares que pertenecían a Wang. Ese descubrimiento llevó a Taiwán a recurrir a un tribunal arbitral en 2001 para obtener el reembolso de las comisiones.

La parte del grupo francés de electrónica de defensa en este litigio “asciende al 27, 463% del total, que corresponde a su parte industrial en el contrato”, comunicó en un comunicado Thales que refuta el fundamento de la condena.

Pero si la sanción se aplica, los tributarios franceses tendrán que romper las alcancías ya que, aun cuando la firma manejaba el contrato de la venta de fragatas a Taiwán, cerca del 73% de la venta correspondía a la Dirección de Construcciones Navales, empresa pública francesa, por lo que el Estado francés debería asumir la mayor parte de la suma reclamada a Thales.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.