Saltar al contenido principal

Reconciliación en la dinastía L’Oréal

Lilianne Bettencourt con su hija Françoise Bettencourt-Meyer
Lilianne Bettencourt con su hija Françoise Bettencourt-Meyer ©AFP

François Bettencourt abandona las querellas contra su madre, la mujer más rica de Francia cuya fortuna está valorada en 17.000 millones de euros, tras meses de litigio por la herencia en un caso que trascendió la novela familiar para alcanzar la cúpula del Estado en un escándalo que golpeó al ex ministro de Trabajo y al propio Nicolas Sarkozy.

ANUNCIOS

Fin del folletín en la familia Bettencourt. Françoise Bettencourt y su rica madre de 88 años llegaron a un acuerdo para gestionar la fortuna de L’Oréal. Las dos han abandonado las querellas judiciales y decidieron que los herederos serán la propia Françoise y los nietos a través del holding Tethys que posee el 31% de la firma de cosméticos. A la cabeza estará el marido de la hija de Liliane Bettencourt, Jean-Pierre Meyers.

De esta manera se aparta de esta dinastía y del emporio al gestor de la fortuna de la multimillonaria, Patrice de Maistre y de la herencia al artista y durante muchos años confidente de Bettencourt, François-Marie Barnier al que la octogenaria había donado mil millones de euros en regalos y cheques.

Este caso comenzó en diciembre de 2007 cuando la hija de la multimillonaria demandó al protegido de su madre por “abuso de debilidad” por haber recibido las onerosas donaciones.

Las grabaciones del mayordomo de la familia provocaron sin embargo un giro de este caso hacia el ámbito político el pasado junio. En esas grabaciones clandestinas tomadas con un dictáfono apareció el nombre del entonces ministro de Trabajo, Eric Woerth y el de su esposa que trabajaba en una empresa que gestionaba la fortuna de Bettencourt.

Unas amistades que cobran especial relevancia ya que Liliane Bettencourt es sospechosa de fraude fiscal mientras que Woerth estaba a la cabeza del ministerio de Presupuesto de Francia y durante ocho años fue tesorero del partido gobernante UMP. Hay también sospechas de una financiación ilegal por parte de la heredera de L’Oréal del partido de Nicolas Sarkozy.

El presidente decidió prescindir de Eric Woerth en una la última remodelación de su gobierno. Sarkozy dijo que era para que el ex ministro pudiera defenderse, aunque todo el mundo coincide que su presencia en el Ejecutivo era más engorrosa que otra cosa aunque había liderado la espinosa reforma de las jubilaciones.

Aunque la familia Bettencourt haya decidido enterrar el hacha de guerra en lo referente a la herencia del emporio, la investigación judicial por estas últimas causas contra Woerth por conflicto de intereses sigue su curso en un tribunal de Burdeos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.