Saltar al contenido principal
FRANCIA

Sarkozy ve una caza de cristianos en Oriente Medio

Sarkozy, durante su discurso a las autoridades religiosas.
Sarkozy, durante su discurso a las autoridades religiosas. ©rEUTERS

El presidente francés denuncia en un discurso frente a líderes religiosos que existe un “perverso plan de depuración religiosa” en algunos países musulmanes. Sarkozy defendió la vigencia del laicismo de la República para fomentar la diversidad sin que ninguna “religión imponga su ley”.

Anuncios

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ve un plan para acabar con los cristianos en Oriente Medio. El viernes compareció para denunciar lo que, a su juicio, “se parece cada vez más a un plan especialmente perverso de depuración religiosa" en la zona, en referencia a la violencia que golpea actualmente a las comunidades cristianas.

Desde las masacres, con dos meses de intervalo, en las iglesias de Bagdad (46 muertos el 31 de octubre) y de Alejandría en Egipto (21 muertos el 31 de diciembre), son muchas las voces que se están refiriendo a la problemática de la fractura religiosa entre comunidades, por e ejemplo entre judíos y árabes o entre chiítas y sunitas.

Pero el presidente francés ha hecho hincapié en las recientes matanzas de cristianos aprovechando su discurso de Año Nuevo a las autoridades religiosas de Francia, a las que se sumó de forma excepcional el representante de los coptos en Francia, el padre Girguis Lucas, sacerdote de la parroquia de Chatenay-Malabry, cerca de París.

Sarkozy señaló que "en Irak como en Egipto los cristianos de Oriente están en su casa y, la mayoría de ellos, desde hace 2.000 años", al tiempo que aseguró que "no se puede aceptar que esa diversidad humana, cultural y religiosa que es la norma en Francia, en Europa y en la mayor parte de los países occidentales, desaparezca de esa parte del mundo".

Los valores laicos para proteger la diversidad religiosa

Así, Sarkozy se presentó como defensor del laicismo del Estado y advirtió de que "ninguna religión puede ocupar el espacio público", aunque todas tienen derecho a que sus fieles "pueda rezar en lugares dignos". En su opinión, "la República protege con sus leyes y su autoridad las religiones y el ejercicio de sus cultos, pero no dejará que ninguna religión imponga su ley".

El Gobierno francés está haciendo especial hincapié estos días en las matanzas que las comunidades cristianas están sufriendo. Joseph Maila, especialista de religiones en el Ministerio francés de Relaciones Exteriores, denunció en noviembre lo que considera una auténtica "limpieza étnica" llevada a cabo y liderada por la banda terrorista Al Qaida. "Quieren acabar con la diversidad", aseguró.

En su discurso, Sarkozy quiso, sin embargo, separar el islamismo de la violencia: "El Islam no tiene nada que ver con el rostro repugnante de esos locos de Dios que matan tanto a cristianos como a judíos, a suníes y a chiíes. El terrorismo fundamentalista mata también a musulmanes", aseguró.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.