Saltar al contenido principal
Francia/Túnez

La canciller francesa se niega a dimitir pese a la polémica

La canciller francesa, Michèle Alliot-Marie.
La canciller francesa, Michèle Alliot-Marie. Reuters/Gonzalo Fuentes

El Partido Socialista pide la renuncia de la ministra de Relaciones Exteriores, que admitió haber viajado en el jet privado de un allegado al dictador Ben Alí en plena revolución tunecina. La funcionaria se defiende asegurando que sus vacaciones no le costaron nada al contribuyente, pero añade que no lo volverá a hacer.

Anuncios

A veces, lo gratis sale caro. La ministra de Relaciones Exteriores, Michèle Alliot-Marie, se encuentra envuelta en una polémica después de que el semanario Le Canard Enchaîné revelara el miércoles que la funcionaria utilizó durante las fiestas de Navidad, en plena revuelta en Túnez, un jet privado de Aziz Miled, un empresario allegado al ex presidente Ben Alí.

Alliot-Marie admitió haber viajado en el avión de este “viejo amigo” en dos ocasiones para realizar excursiones en familia para viajar por Túnez y que, por otra parte, se hospedó en un hotel que también pertenecía al empresario tunecino. Aziz Miled forma parte de una lista de personas a las que Suiza ha congelado los haberes el 19 de enero, debido a su vinculación con la familia de la mujer de Ben Alí.

La oposición socialista en Francia exigió al presidente Nicolas Sarkozy la renuncia de Alliot-Marie. “Si quiere darle un poco de confianza a los franceses en las instituciones de la República, tendría que cambiar de canciller”, declaró el presidente del grupo del Partido Socialista (PS) en la Asamblea, Jean-Marc Ayrault. “La única solución es que dimita”, agregó este lunes el portavoz del PS, Benoît Hamon.

Mientras tanto, la canciller multiplica sus apariciones en los medios para defenderse, aunque no siempre de una manera muy coherente. El sábado, la funcionaria aseguró: “Cuando estoy en vacaciones, no soy ministra de Relaciones Exteriores”. Sin embargo, este lunes corrigió sus dichos: “Es cierto, se es ministro 24 horas sobre 24 y los 365 días del año”.

Por lo pronto, la funcionaria reitera que no dimitirá, indicando que su viaje no le costó un centavo “ni al presupuesto tunecino, ni al presupuesto francés”. Sin embargo, dijo comprender que sus vacaciones tunecinas pudieran resultar “chocantes” y prometió que no volvería su subirse a un avión privado mientras fuera ministra.

Michèle Alliot-Marie ya había generado una controversia al proponer una cooperación policial con el régimen de Ben Alí el 11 de enero, en momentos en que empezaban las manifestaciones en Túnez.

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.