Saltar al contenido principal
FMI - Francia

El director del FMI promete defenderse “vigorosamente”

Dominique Strauss-Kahn sale esposado de la comisaría de Harlem, el 15 de mayo de 2011.
Dominique Strauss-Kahn sale esposado de la comisaría de Harlem, el 15 de mayo de 2011. REUTERS

Acusado de intento de violación, agresión sexual y retención ilegal de una empleada del hotel donde se hospedaba, Dominique Strauss-Kahn debe comparecer este lunes ante la justicia estadounidense. El jefe del FMI rechaza las acusaciones, que conmocionan el ámbito financiero y la política francesa.

Anuncios

El director del Fondo Monetario Internacional y hasta ahora favorito de las encuestas como candidato favorito para las elecciones presidenciales francesas del año entrante, Dominique Strauss-Kahn, reapareció frente a las cámaras de televisión este lunes saliendo de una comisaría de Harlem, esposado entre dos agentes de la policía de Nueva York. Acababa de pasar más de treinta horas detenido, acusado de intento de violación, agresión sexual y retención ilegal de una empleada de limpieza del hotel donde éste se hospedaba.

El jefe del FMI, de 62 años, debe comparecer este lunes a las 10.30 hora de Nueva York para responder ante un tribunal de Manhattan, donde le leerán los cargos que pesan contra él. El juez escuchará a las partes para decidir si mantiene al sospechoso bajo arresto o lo libera, por lo general luego de fijar el monto de la fianza. Estos cargos comportan una pena máxima de 20 años de prisión.

“Strauss-Kahn pretende defenderse vigorosamente de estos cargos y rechaza haber actuado mal", anunció el abogado del veterano político francés, Benjamin Brafman, quien defendió en el pasado a controvertidas figuras del espectáculo como Michael Jackson o Sean Combs.
 

Mientras tanto, el jefe del FMI dio consentimiento para que lo examinaran en busca de arañazos y le hicieran pruebas de ADN. Estos rastros podrían ser "cabellos, esperma" u otros, precisó John Grimpel, portavoz de la policía.

Los hechos que se le imputan a Dominique Strauss-Kahn, conocido en Francia simplemente por sus iniciales DSK, remontan a las 13 horas del sábado. Según la policía de Nueva York, una mujer encargada de la limpieza del hotel Sofitel, situado cerca de Times Square, entró para asear al habitación 2.806, una suite que sale 3.000 dólares la noche. Según la denunciante, una guineana de 32 años y madre de dos hijos –señala The Wall Street Journal-, al entrar en el cuarto DSK “se acercó desde atrás y la tocó inapropiadamente. La forzó a realizar un acto sexual".

Según el New York Times, la camarera, empleada del hotel desde hace tres años, dijo a la policía que el jefe del FMI la agarró, la tiró sobre la cama y trancó la puerta. La mujer afirmó que logró liberarse, pero él la atrapó y la llevó al baño.

Según la cadena MSNBC, una vez en el baño Strauss-Kahn la habría obligado a que le practicara sexo oral e intentó sacarle la ropa interior. Pero ella logró escapar, notificó lo sucedido al personal del hotel y se llamó a la policía.

Detenido en el aeropuerto JFK diez minutos antes de que despegara el avión que debía llevarlo de regreso a Europa, el jefe del FMI fue identificado formalmente en una rueda de reconocimiento por la empleada de limpieza.

Según el diario Le Courrier Picard, que asegura apoyarse en fuentes fidedignas, una cámara de video ha registrado las imágenes de la empleada en momentos en que salía de la habitación de DSK. El periódico señala que la película se encuentra en manos de la policía y que en la cinta la mujer parece salir del cuarto en estado de shock, lo que abundaría en el sentido de su denuncia. Las imágenes muestran también, de acuerdo con este medio, que el jefe del FMI sale precipitadamente de su suite.

Mientras, el estadounidense John Lipsky asumió la función de director gerente interino de FMI, Francia está conmocionada por el escándalo. La virtual salida de Strauss-Kahn de la carrera presidencial cambia completamente el panorama político de cara a las elecciones presidenciales de 2012. Para el opositor Partido Socialista significa perder al candidato mejor posicionado para ganarle al presidente saliente Nicolas Sarkozy. Para el oficialismo, que observa en silencio el derrumbe de su peor enemigo, se allana el camino para seguir otros cinco años en el poder.
 

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.